Mossos y policías locales efectuaron 4.070 pruebas de alcoholemia. ABC

Los controles policiales detectaron 300 conductores ebrios en ocho horas

La ofensiva contra el alcohol en la conducción se estrenó en la madrugada de ayer con un total de 4.070 pruebas de alcoholemia, de las cuales 299 (un 7,3 por ciento) dieron positivo. Una cifra alta, según los responsables de esta campaña, en la que participan agentes de los Mossos d´Esquadra y las policías locales de 50 municipios. La noche pasada se establecieron nuevos controles.

BARCELONA. María Jesús Cañizares
Actualizado:

Entre la medianoche y las 8 horas de ayer, agentes de los Mossos d´Esquadra y de 57 policías locales de toda Cataluña efectuaron un total de 4.070 pruebas de alcoholemia, de las cuales resultaron positivas 299, es decir, un 7,3 por ciento, cifra que, según manifestó a ABC el director del Servicio Catalán del Tráfico (SCT), Joan Delort, «es alta, pero eso era justamente lo que buscábamos: detectar los lugares por donde circulan conductores ebrios e interceptarles». En esa primera jornada de la ofensiva contra el alcohol impulsada por la Conselleria de Interior participaron 532 agentes destinados en 135 puntos de control. «La lectura positiva es que se han cumplido las espectativas en cuanto a la participación de los cuerpos policiales», añadió Delort.

MÁS DE 60 ATESTADOS

La noche comenzó «razonablemente mal», dijo el director del SCT, ya que, poco antes de que comenzara la campaña, se registró un grave accidente en el que murieron tres personas. La autopsia determinará si el alcohol fue la causa del mismo. El siniestro tuvo lugar a las 22.30 horas en la GI-647, a su paso por el municipio de Colomers (Girona), donde colisionaron un Ford Escort y una furgoneta Volkswagen Transporter. El conductor del primer vehículo, Antonio M. V., de 39 años y vecino de Jafra, resultó herido leve, mientras que las otras dos ocupantes, Teresa M. H. y Carmen V. C., vecina de Girona de 72 años, fallecieron. El conductor de la furgoneta, Ramon G. M., de 49 años y residente en Girona, murió, y su acompañante, Nelson D. A., de 26 años, sufrió heridas graves.

Ya dentro del horario establecido para la campaña, se practicaron 4.027 lecturas de forma preventiva, 25 como consecuencia de una infracción y 18 más, debido a un accidente. Se tramitaron 261 denuncias y 63 atestados «debido, en este caso, al alto índice de alcohol detectado en el conductor obligó a los agentes a instruir diligencias judiciales», añadió el director del SCT. Trece conductores se negaron a someterse a los análisis.

La campaña, que comenzó ayer y se prolongará durante nueves meses, se efectúa de manera conjunta en carreteras y núcleos urbanos. En este sentido, Joan Delort destacó el 11,7 por ciento de alcoholemias positivas registradas en las carreteras de Tarragona, muy por encima de la media general, así como el 8,8 por ciento obtenido en los controles que la Guardia Urbana llevó a cabo en la ciudad de Barcelona.

Habitualmente, el porcentaje de alcoholemias positivas en las vías interurbanas asciende a un 6 por ciento, mientras que en zonas urbanas, ha habido casos en los que se ha alcanzado el 15 por ciento.

A medida que avanzaba la noche, el número de resultados positivos iba aumentando, lo cual es lógico, ya que el volumen de alcohol ingerido también se incrementa.

Durante la noche pasada se efectuó la segunda jornada de la campaña con la instalación de 134 puntos de control de alcoholemia. En total, a lo largo de este fin de semana se habrán instalado 269 controles con un despliegue de 1.066 agentes en 28 municipios de Barcelona, nueve de Tarragona, tres de Lleida, y diez de Girona. El motivo de estos masivos controles es el alto índice de accidentes mortales protagonizados por conductores ebrios. Se calcula que dos de cada cinco siniestros que se producen en Cataluña están relacionados con el alcohol.