Carina Mejías - Tribuna Abierta

Contra la corrupción hasta el final

Parece que Colau no tiene mucho interés en que se escarbe en la gestión de Trias. Más bien ninguno

Carina Mejías
Actualizado:

Estaba cantado que antes o después la trama del 3% acabaría salpicando al Ayuntamiento de Barcelona, pues está visto que allí donde ha gobernado la difunta Convergència han acabado emergiendo, cuando poco, sospechas de corrupción y financiación ilegal. Desgraciadamente se han cumplido los pronósticos y la Barcelona de Trias ya está en los juzgados. Hay indicios de posible cobro de comisiones y mordidas (operación Pika se llama el operativo policial) que señalan al exconcejal convergente Antoni Vives, entre otros cargos del partido. Hasta aquí nada nuevo, porque se veía venir.

La verdadera sorpresa la ha dado la alcaldesa Ada Colau quien, a lo Pilatos, ha desoído la petición de Ciutadans de que se investiguen las posibles responsabilidades políticas en todo este despropósito del 3% y en otros casos sospechosos donde también se cuela la sombra de Vives. Parece que Colau no tiene mucho interés en que se escarbe en la gestión de Trias. Más bien ninguno. Por eso ha suscrito un pacto de silencio y se venda los ojos si se le pide que mire para atrás. Igual no quiere enfrentarse directamente con sus nuevos amigos de la Generalitat y así repetir juntos el 9N.

Evidentemente, en Ciutadans no nos hemos arrugado ante la impasividad de la alcaldesa porque nunca dejaremos de luchar hasta el final contra la corrupción política venga de donde venga. Al contrario, acabamos de reclamar que se elabore un protocolo que impida que las empresas vinculadas a casos de corrupción -investigadas o condenadas- trabajen para el consistorio barcelonés. Porque, mira por donde, en materia de mordidas siempre suenan los mismos nombres en el remitente de los sobres. Se han acabado las excusas y las mantas de las que luego nadie quiere tirar. Ciudadanos no entra en este juego. Seguiremos siendo inflexibles con quienes utilizan sus cargos públicos para enriquecerse y financiar ilegalmente sus partidos. Hay que hacer limpieza y no precisamente lavándose las manos como Colau.

Carina Mejías es presidenta del Grupo Municipal de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona

Carina MejíasCarina Mejías