tribuna abierta

La clave se llama credibilidad

Achacar todos los males de España a las autonomías es injusto, como lo es medir a todas las comunidades con el mismo rasero

Actualizado:

LA crisis económica se ha llevado por delante también la credibilidad de las instituciones y de la política. Tras años de algunos abusos y de mala gestión, toca crecer y recuperar el prestigio perdido. Así lo hacemos en Catalunya. Artur Mas y su Gobierno han definido el rumbo y lo siguen a rajatabla. No es fácil, ni popular, ni grato. Nunca lo es pedir sacrificios a los ciudadanos, ni ajustar partidas presupuestarias, ni reducir inversiones. La situación era crítica y se ha aplicado una terapia de choque. Hemos avanzado y espero que el 2012 marque el punto de inflexión, tras sanear las cuentas y alcanzar los objetivos marcados por Bruselas.

En Catalunya hemos empezado antes con la austeridad y la contención. La decisión y valentía del Gobierno catalán de coger el toro por los cuernos servirá para acabar el año con unas mejores perspectivas. Pero no todo depende de nosotros. El gobierno socialista ha actuado con deslealtad hacia Catalunya y hacia los catalanes, al no abonar la Disposición Adicional Tercera del Estatut y al negarse a avanzar el fondo de competitividad del 2011, cuando lo hizo en años anteriores. El impago de esos 2.500 millones de euros supone un gran quebranto para las finanzas de Catalunya.

Por ello pedimos al Gobierno del presidente Rajoy una relación leal entre administraciones. Achacar todos los males de España a las autonomías es injusto, como lo es medir a todas las comunidades con el mismo rasero. No lo hace la Constitución. Que las relaciones entre Catalunya y España mejoren dependerá del cumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno. El abuso fiscal que perjudica a los catalanes no tiene parangón en ningún país democrático y debe corregirse. Si obtenemos el pacto fiscal que CiU defiende, los beneficios serán mutuos porque también a España le interesa que su locomotora económica por excelencia recupere la musculatura.

Seguir con la política de ahogo fiscal y financiero no beneficiará a nadie. 2012 debe ser el año que siente las bases de la recuperación, tanto económica como de credibilidad. En nuestras manos, las de todos —Gobierno del PP incluido—, está el lograrlo.

Josep Maria Pelegrí es Secretario General de Unió Democràtica de Catalunya.