Cataluña tendrá en junio 4.000 agentes de policía más que en 1994

La Delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, rebatió ayer las críticas de los alcaldes metropolitanos señalando que Cataluña cuenta con 4.000 agentes de policía más que en 1994, año en que empezó el despliegue de los Mossos d´Esquadra. Además, Valdecasas conminó a la izquierda a «evitar la demagogía» en cuestiones de seguridad.

I. ANGUERA
Actualizado:

BARCELONA. Cataluña contará a finales de junio con 17.384 agentes de policía entre el Cuerpo Nacional de Policía (CNP), la Guardia Civil y los Mossos d´Esquadra, lo que supone un incremento de 4.000 policías respecto al año 1994, cuando empezó el despliegue de la Policía autonómica. Así lo explicó ayer la Delegación del Gobierno en Cataluña, saliendo al paso del debate abierto por el PSC sobre la falta de efectivos policiales en el área metropolitana de Barcelona.

La Delegación respondió también a las críticas por la disminución de efectivos derivada, según algunas informaciones, del concurso de vacantes anual. El pasado julio, Gobierno y Generalitat acordaron mantener el número de efectivos del CNP en previsión del impacto que podía tener el concurso anual de vacantes. Como resultado de este concurso, en la provincia de Barcelona se han creado 1.003 vacantes, que empezaron a ser cubiertas en enero. El Ministerio del Interior tiene prevista la incorporación de 1.030 policías entre julio y abril del próximo año.

A pesar de estas explicaciones, los tres partidos de izquierda catalanes insistieron ayer en sus críticas y acusaron a CiU y PP de fomentar la inseguridad en el área metropolitana por intereses electorales. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, acusó al Gobierno y la Generalitat de «querer tapar sus heridas acusando a los demás». El líder de ERC,Josep Lluís Carod-Rovira, se preguntó si al Gobierno del PP «le interesa dejar aumentar la inseguridad allí donde no gobierna».

Por contra, el presidente del PPC, Alberto Fernández, acusó al PSC de falsear los datos de efectivos policiales y tachó a Clos, de irresponsable por intentar «trasladar a otras administraciones los efectos de su negligente actuación».