Imagen de las silueta instalas por Cáritas en Barcelona
Imagen de las silueta instalas por Cáritas en Barcelona - ABC
Pobreza Cataluña

Cáritas denuncia la precariedad laboral pese a la mejora del mercado de trabajo

Ocho de cada diez personas atendidas por la ONG católica se encuentran en paro, los dos restantes, son trabajadores pobres

BARCELONAActualizado:

Cáritas Diocesana de Barcelona ha querido llamar la atención en la salida desigual a la crisis económica colocado siluetas de personas en los búnkers del barrio del Carmel -desde donde se puede vislumbrar todo el «skiline» de la Ciudad Condal- para denunciar así la situación de precariedad laboral existente pese a la aparente mejora del mercado laboral.

Con motivo del primero de mayo -Día Internacional de las Personas Trabajadoras y jornada de San José Obrero- la Pastoral Social de la diócesis de Barcelona ha instalado docenas de siluetas blancas que simbolizan los colectivos que más sufren la precariedad laboral (mayores de 55 años, jóvenes, y madres con hijos) y que, según Cáritas, «quedan invisibilizados ante los poderes públicos y la sociedad».

Asimismo, la responsable del Programa de Formación e Inserción Laboral de Cáritas de Barcelona, Dessirée Garcia, ha recordado que la totalidad de personas que atienden en Barcelona están en situación de precariedad: 8 de cada 10 se encuentran en paro y 2 de cada 10 son trabajadores pobres.

Las siluetas no tienen rostro «y simbolizan la invisibilidad y despersonalización que sufren los colectivos más vulnerables», según García, que recuerda que los datos de la última Encuesta de Población Activa el mercado laboral actual se caracteriza por perpetuar las condiciones de precariedad laboral, con un elevado subempleo, es decir con más de 230.000 personas con jornada parcial que querrían trabajar más horas y no encuentran trabajo.

También denuncia la existencia de contratos temporales de muy corta duración, escasa protección social (poca cobertura por desempleo y escasa cuantía de las pensiones), bajos salarios y dificultades para conciliar vida laboral y familiar, junto con un paro elevado (458.700 parados en Cataluña). Según García, a pesar del aumento del empleo del 3,3 %, «la situación de aquellas personas más vulnerables sigue empeorando».

Parados de larga duración

«Aquellas personas paradas de larga duración son más de 200.000, y representan el 46,5% del total de personas paradas. De estas, casi 150.000 hace más de 2 años que no encuentran trabajo. Más de 90.000 hogares no perciben ningún ingreso, y representan el 2,9% del total de hogares catalanes», reafirma la responsable de la organización eclesial. «Las personas merecen una igualdad de oportunidades, porque tienen rostro, porque tienen nombre, porque tienen una vida, y no pueden cubrir las necesidades más básicas", ha agregado. Según Cáritas, «ante esta situación, es necesario que la política esté al servicio del trabajo decente. Es imprescindible la colaboración de todos los agentes, especialmente del sector empresarial, sindicatos y administraciones públicas, para generar espacios de empleo digno y estable, y contribuir al desarrollo de las personas y de la sociedad», informa Efe.