ABC  Fainé y Fornesa quieren exportar el modelo de caja que tanto éxito ha cosechado en España
ABC Fainé y Fornesa quieren exportar el modelo de caja que tanto éxito ha cosechado en España

La Caixa polaca

J. C. VALEROBARCELONA. El desembarco internacional de La Caixa arrancará el mes que viene en la Europa del Este con la apertura de una oficina en Varsovia (Polonia), informa Efe. La expansión seguirá

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

J. C. VALERO

BARCELONA. El desembarco internacional de La Caixa arrancará el mes que viene en la Europa del Este con la apertura de una oficina en Varsovia (Polonia), informa Efe. La expansión seguirá por Rumanía y Bulgaria, aunque la caja que preside Ricardo Fornesa estudia también abrir sucursales en Marruecos y Chile.

Las primeras oficinas extranjeras servirán de antenas a la primera caja de ahorros española, que analizará las posibilidades de crecimiento en esos países, entre las que no se descarta la compra del banco polaco BPH, que con 200 oficinas supondría una importante penetración en este mercado centroeuropeo.

La Caixa quiere internacionalizar el modelo español que ha hecho posible el éxito financiero y social de una entidad que tiene forma jurídica de fundación pero que actúa bajo criterios de puro mercado, aunque al no tener accionistas, revierte un importante porcentaje de sus beneficios a la sociedad a través de su obra social. La Caixa considera que la fórmula de su éxito en España puede ser exportable a los nuevos países de la UE.

La inmigración internacionaliza

Además, la inmigración ha facilitado a La Caixa la internacionalización. Merced a su especialidad histórica de bancarizar las economías más modestas y a que es experta en canalizar el ahorro popular y en financiar a las familias y a las pequeñas y medias empresas, La Caixa se ha propuesto aprovechar las operaciones cruzadas con sus clientes inmigrantes de esos países centroeuropeos, no sólo para aprovechar las remesas de dinero, aspecto que acelerará la rentabilidad de las oficinas en el extranjero, sino también para operar en mercados con buenas perspectivas de crecimiento inmobiliario donde explotar su experiencia en concesión de hipotecas.

Más tamaño en el año 2010

En el presente ciclo de moderación de la vivienda en España, de cambios demográficos y de internacionalización de los sectores económicos, La Caixa ha logrado a 31 de marzo de este año un total de 10,2 millones de clientes, de los que algo más de la mitad se encuentran fuera de Cataluña y Baleares, territorios históricos de la entidad, que cuenta con una red de 5.221 oficinas en nuestro país.

El plan estratégico aprobado este año por el consejo de administración de la entidad para el periodo 2007-2010, prevé aumentar la red comercial hasta alcanzar las 6.000 oficinas, con una ampliación de plantilla de 4.600 personas en cuatro años, lo que rebasará los 30.000 empleados. De esta forma, La Caixa prevé aumentar la base de clientes hasta alcanzar los 12 millones.

Salida a bolsa en otoño

Respecto a la gestión de la cartera de participadas, La Caixa planea colocar en bolsa su «holding» después de verano. De momento, a 31 de marzo, el valor de su cartera ascendía a 22.500 millones de euros, con unas plusvalías latentes de 10.741. Durante el 2006, la entidad efectuó desinversiones por un total de 4.420 millones de euros, lo que generó unas plusvalías netas de 2.077 millones de euros. Con ese dinero, más el que reporte la venta de Applus (filial del grupo Agbar), La Caixa se encuentra en posición compradora en el mundo.