La mayoría de los mensajeros utiliza moto propia, y en ocasiones trucada. Archivo

Cada día se producen 22 accidentes en los que están implicados mensajeros

Los cerca de 10.000 mensajeros que trabajan en Barcelona sufrieron durante el año pasado 8.000 accidentes, 23 de ellos mortales, lo que supone una media diaria de 22 siniestros, según datos del Gremio de Mensajeros. Ante tal situación, el Ayuntamiento, la Agencia de Promoción Económica y el Gremio de Mensajeros han impulsado un video para advertir al sector del riesgo de una conducción imprudente.

BARCELONA. Ep
Actualizado:

El video «Curso de Seguridad Viaria para Mensajeros» pretende formar y concienciar a los mensajeros sobre los riesgos de la conducción imprudente y reducir la elevada siniestralidad en el sector.

La cinta, de 40 minutos de duración, ofrece en 13 capítulos información básica sobre los permisos necesarios para usar ciclomotor o moto, resalta la importancia del casco y del civismo a la hora de conducir, ofrece lecciones sobre el mantenimiento del vehículo y recuerda la prohibición de trucar los tubos de escape, entre otros.

Los consejos pedagógicos los ofrecen deportistas vinculados al mundo de la moto como Sito Pons, Alex Crivillé, Alberto Puig, Alex Barros o Marc Colomer. El Gremio de Mensajería repartirá las 300 copias de la cinta entre sus asociados, para utilizarlo como material para cursos de formación de su personal.

DISCIPLINA VIARIA

Según explicó la presidenta de Barcelona Activa, Maravillas Rojo, el video es la continuación de las iniciativas emprendidas a partir de 1994, «un momento preocupante por la siniestralidad entre los mensajeros y repartidores de comida a domicilio», que impulsó al Consistorio y al gremio a «ponernos de acuerdo sobre las medidas de disciplina viaria y del propio perfil de los profesionales» para que «este colectivo de jóvenes trabaje en las mejores condiciones posibles de formación y de seguridad».

Por su parte, Sito Pons destacó «la importancia de la actitud personal, la ética y el civismo» en un colectivo «que se pasa entre ocho y diez horas conduciendo por la ciudad, más rápido de lo que es necesario».

Un estudio realizado en 1999 por el propio Gremio de Mensajeros cifra la facturación aproximada del sector en 21.000 millones de pesetas en Barcelona, un 60 por ciento de cuales se produjeron en la misma ciudad y en los municipios vecinos.

En cuanto al número de empresas de mensajería existentes, y según datos de 1997, en la Ciudad Condal había 386 compañías dadas de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, un número al que hay que sumar las empresas ilegales. La media de trabajadores por empresa era de 12, el 75 por ciento de los cuales utiliza una moto para efectuar su trabajo y el 24, 5 por ciento una furgoneta.

Respecto a las condiciones laborales de los mensajeros, la tasa de temporalidad es del 85 por ciento, ya que la mayoría no acumula más de un año de permanencia en la empresa, tan sólo el 35 por ciento está dado de alta en la Seguridad Social y, de su salario de unas 170.000 pesetas, tan sólo 70.000 forman su retribución fija. El resto depende de la productividad, lo que incentiva a aumentar la velocidad en los encargos.

En cuanto a las condiciones de trabajo, en el 97 por ciento de los casos el vehículo lo aporta el propio trabajador, por lo que «no están preparados para las jornadas habituales de un mensajero, de ocho horas y una media de 150 kilómetros diarios», además de que, entre un 50 y un 65 por ciento de los vehículos son ciclomotores, que no están obligados a pasar una ITV periódicamente.

Al riesgo de la sobreutilización de la moto se añade la falta de indumentaria adecuada, la juventud de los trabajadores (entre 18 y 30 años, que se ve como un factor de riesgo debido a la inexperiencia), la escasa formación en la conducción y «su manifiesta actitud temeraria ante el peligro».

OBJETOS VOLUMINOSOS

Otros elementos que disparan el riesgo de accidentes es la costumbre de llevar un peso excesivo y objetos voluminosos que dificultan la conducción y la falta de regularización del tiempo de descanso en los viajes urbanos. La media de viajes diarios es de 21, en el caso de los mensajeros, y 17 en el de los repartidores de comida a domicilio, los «pizzeros».

El parque total de ciclomotores y motocicletas de Barcelona asciende a 225.000 vehículos, según datos municipales, lo que equivale al cinco por ciento del parque móvil total y al 15 por ciento de la circulación.