Bozal avisa que la crisis obliga a recortes hasta en la justicia gratuita

La consejera quiere «potenciar» el mérito del Nivel C de catalán para optar a juez

JANOT GUIL
BARCELONA Actualizado:

La cantinela recurrente en todos los actos del nuevo gobierno de CiU, «que hay que apretarse el cinturón», se oyó ayer de nuevo. En boca esta vez de la consejera de Justicia, Pilar Fernández Bozal, que compareció en el Parlament para dar cuenta de las perspectivas de su departamento. Bozal advirtió de que la crisis obligará, entre otras medidas, a reducir los gastos en asistencia jurídica gratuita. No concretó más, aunque en declaraciones a los periodistas no descartó una rebaja de la retribución de los letrado, en línea con el recorte del sueldo de los funcionarios, u otras posibilidades como «seleccionar determinar actuaciones».«MC» Precisamente ayer, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, denunció que Bozal la ha comunicado por carta que deja sin financiación el Servicio de Orientación Jurídica y Mediadora de Barcelona.

«La situación económica exigirá esfuerzos y sacrificios», abundó Bozal. Sin embargo, rechazó implantar el copago en la Justicia que propugnó el nuevo presidente de la Audiencia de Barcelona, Pablo Llarena.

Durante su comparecencia, la consejera criticó el modelo de construcción de prisiones por parte del gobierno tripartito, por su alto coste y porque ha comportado que se inauguren algunos centros penitenciarios con «graves deficiencias». Bozal advirtióque habrá retrasos en la inauguración de cárceles, porque habrá qué pagar lo que el anterior gobierno «ha dejado hecho o medio hecho». También en la línea de deshacer lo planeado por sus antecesores, Bozal se mostró partidaria de trasladar la Audiencia de Barcelona a la Ciudad de la Justicia, para recuperar «el espíritu original» de agrupar jurisdicciones. Con todo, admitió que e sólo un «deseo».

Fundación Llach en Madrid

Por otra parte, se mostró a favor de la creación del Consejo de Justicia de Cataluña y de exigir el catalán a los jueces «superando el actual reconocimiento de mérito», aunque evitó pronunciar la palabra «requisito». Todo ello depende de la futura reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Otrora, la consejera de Justicia denunció «una fuga masiva de fundaciones» que se registran en Madrid por la falta de felixibilidad de la ley catalana de 2008. Bozal se mostró partidaria de modificaciones legislativas encaminadas a facilitar el funcionamiento de las fundaciones, a la vez que se mejore su control. Ante los ataques de los partidos de la oposición, que le recordaron los casos de la Fundación de CDC CatDem y el «caso Palau», contraatacó poniendo como ejemplo la Fundación Lluís Llach, que tiene entre otros objetivos el fomento de la lengua y cultura catalanas, y que fue registrada en diciembre de 2010 en el Ministerio de Cultura. Este diario no pudo ponerse en contacto con la fundación para aclarar por qué se registró en Madrid