Barcelona extiende las narcosalas a casi toda la ciudad

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La distribución de recursos de atención a drogodependientes en la ciudad de Barcelona se ha ampliado en virtud de un acuerdo rubricado hace un par de meses entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. Según el citado convenio, las salas de venopunción, conocidas como narcosalas, se amplían de cuatro a 13. El plan operativo, que se desplegará hasta 2014, supone la integración de los servicios y equipamientos de atención a los drogodependientes dentro de la red sanitaria, más concretamente en la de salud mental. Así, de las cuatro salas actuales: Baluard, SAPS Drassanes, Vall de Hebrón y Junta de Comerç, se cierra esta última. Por contra, y ya este año, el centro

de atención de Rec Comtal se amplía con una sala de venopunción, como también sucede en Sants, Sarrià-Sant Gervasi, Sant Andreu (Centro de Atención y Seguimiento de Garbivent), Nou Barris (Vía Favencia) y Sant Martí, en el nuevo centro del Fórum. De este modo, prácticamente toda la ciudad quedará cubierta: en la Barceloneta, en Sant Pau y en el antiguo Hospital Militar (ahora Pere i Virgili), se podrán abrir salas de reducción

de daños hasta 2014, en función de las necesidades. El Ayuntamiento de Barcelona reconoce que, con el asunto de las narcosalas, el distrito de Ciutat Vella «está pagando una centralidad excesiva».