Barcelona acoge el debate económico sobre una crisis abierta en múltiples frentes

POR JOAN CARLES VALEROBARCELONA. La capital catalana vuelve a ser capital económica durante unos días. Una capitalidad española y mundial más allá de la participación ayer y hoy de políticos y

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

POR JOAN CARLES VALERO

BARCELONA. La capital catalana vuelve a ser capital económica durante unos días. Una capitalidad española y mundial más allá de la participación ayer y hoy de políticos y expertos económicos internacionales en las jornadas del cincuentenario del Círculo de Economía, que hoy clausurará el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Y es que Barcelona ha sido el escenario elegido por la Conferencia Monetaria Internacional (CMI) para la celebración el martes de una cumbre a la que asistirán los máximos responsables del dinero mundial: el presidente de la Reserva Federal norteamericana (FED), Ben Bernanke, y los presidentes de los bancos centrales de Europa, Jean-Claude Trichet; España, Miguel Fernández Ordóñez y Japón, Masaaki Shirakawa.

La atención mediática en el hotel Juan Carlos I, donde este año se celebran las jornadas del Círculo de Economía en vez de la tradicional Sitges, tuvo varios protagonistas. La intervención del empresario mexicano Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, fue atentamente seguida por Ricardo Fornesa y Francisco Reynés, presidente y director general de Criteria, respectivamente, «holding» de La Caixa que hace unos días compró el 20% de Inbursa, sociedad financiera propiedad de Slim.

Por su parte, el presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu, confesó no ver claro ni cuánto durará la crisis crediticia ni si como consecuencia de la escalada de precios de las materias primas «se produce un cambio de riqueza en el mundo y una modificación geoestratégica y de relaciones de propiedad».

También se cuestionó si el shock energético actual contiene elementos de burbuja, un aspecto que dejó rotundamente claro al cierre de la jornada el presidente de la empresa pública petrolera de Libia Shokri Ghanem, al afirmar que «el tiempo del petróleo barato ha finalizado» y remachar que «las expectativas de que bajen los precios son limitadas».

A preguntas de los empresarios, Oliu aclaró que «no habrá recorte de créditos, pero sí un aumento de su coste». Gracias a que la crisis ha aumentado la capacidad de ahorro de los españoles, y subrayó que «las empresas no padecerán un recorte de los créditos», aunque el aumento de la percepción del riesgo hará aumentar el coste del dinero.

El empresario mexicano Carlos Slim confesó su preocupación por «la especulación sobre las materias primas», porque a su juicio «con sólo un 5% de su coste en garantía se puede especular con cualquier tipo alimentos y petróleo hasta alcanzar precios inexplicables».