La colección de Tardà, expuesta en el Museo del Rock
La colección de Tardà, expuesta en el Museo del Rock - Inés Baucells

De la bañera de oro de Elton John al cerdo volador de Pink Floyd: sale a subasta la colección de Jordi Tardà

La casa Setdart pone a la venta cerca de 6.000 piezas reunidas por el periodista, fallecido en 2015

BarcelonaActualizado:

Una postal que John Lennon envió desde Almería y que se cotiza 3.500 eurillos de nada, las gafas que lucía Prince en «Purple Rain» por unos módicos 250 euros, una tarjeta de crédito de Mick Jagger por 700 euros, una Gibson SG color cereza (sí, la de Angus Young) firmada por todos los miembros de AC/DC y con un valor de salida de 950 euros... Durante años, el periodista Jordi Tardà, fallecido en 2015, amasó una de las colecciones de memorabilia más completas y variopintas del universo del rock and roll; un legado que no dudaba en sacar a pasear en esas ferias del disco que impulsó durante años y que le llevó a crear, en 2011, el Museo del Rock.

En él se exponían 500 de los más de 6.000 objetos que Tardà llegó a acumular, aunque ni reclamos como un bajo firmado por Kurt Cobain, una copia del testamento de Frank Sinatra o una máquina de millón de The Rolling Stones consiguieron que la cosa funcionase: apenas un año después de abrir sus puertas, el museo bajaba la persiana definitivamente.

Seis años después de aquel traspiés y a tres años de la muerte de Tardà, la viuda del periodista y locutor ha decidido subastar la que está considerada como una de las na de las colecciones más importantes de Europa de la historia del rock. En total, cerca de 6.000 piezas que la casa de subastas online Setdart ha empezado a despachar a través de su web. Algunas piezas pueden verse en las salas de esta casa de subasta de Barcelona, Madrid y Valencia, mientras que el próximo día 16 se presentará toda la colección en la sede barcelonesa de la empresa.

Pese a que aún no se puede pujar por algunos de los objetos más codiciado de la colección –ni el teclado de John Lennon y Yoko Ono ni la cazadora tejana (sin mangas, claro) de Bruce Springsteen, presentes en el catálogo, aparecen aún en web la todavía–, la colección reúne más de un millar de discos firmados por estrellas del rock –mención especial para una copia de «Abbey Road» con la rúbrica de todos los Beatles y un valor estimado de 4.000 euros–, medio centenar de guitarras, también firmadas, un buen puñado de discos de oro e infinidad de material para alimentar mitomanías variadas.

Así, lo mismo encontramos un radio cassette propiedad de John Lennon y Yoko Ono, el vestido que Madonna lució en la gira en «The Virgin Tour» que el cerdo volador hinchable que Pink Floyd utilizó en su gira «Animals», un sombrero de Eric Clapton o una bañera de oro –sí, de oro, y a juego con un retrete– en la que en algún momento chapoteó Elton John. Esta última, aún sin precio de salida, ya se pudo ver reconvertida en mesa de restaurante mientras existió el efímero Museo del Rock.