análisis

La austeridad obliga al Govern a recurrir a los avales

Mena reveló que el Govern va a sustituir las ayudas a las pymes por 350 millones de euros en avales, que no computan para el déficit aunque sí en riesgo

JOAN CARLES VALERO
Actualizado:

Procedente de Sitges, Meca catalana de la economía y del terror, el conseller de Empresa y Ocupación, Francesc Xavier Mena, se sumergió en el «chill out» de su conocido mundo académico para presidir el octavo encuentro de antiguos alumnos de la Universidad Abat Oliba-CEU. El lema «Retos y objetivos de la empresa catalana» prometía competir con el festival de los ajustes ortodoxos de la Blanca Subur. Con Juan Miguel Domínguez y César A. Gibernau de maestros de una emotiva ceremonia de entrega del premio «alumni» del año a Josep Maria Coronas, secretario de Abertis y abogado del Estado, el conseller Mena empezó su intervención formulando la profecía de que «saldremos después de un proceso agónico de estancamiento».

Antes de que José María Gay de Liébana diera juego en un coloquio al que se incorporaron el catedrático Juan Corona y los empresarios Ramón Asenjo (Damm) y Miguel Ángel Munar (Roca), el conseller desveló alguno de los ejes del anteproyecto de Ley Ómnibus que el Govern prepara para derogar nada menos que 90 leyes del tripartito. Entre ellas, el conseller destacó la eliminación de las trabas medioambientales previas al inicio de la actividad. En sus palabras, se trata de sustituir el principio de autorización administrativa por el de confianza en la empresa. Una confianza que Mena considera vital, después de quejarse en tono de denuncia que «en las producciones propias de TV3 se sigue fomentando que el malo es empresario». Mientras en Sitges nadie osó preguntar al gobernador del Banco de España sobre la sequía crediticia a las empresas, Juan Corona reclamó al conseller el fomento de sistemas de financiación alternativa a la bancaria. Mena alegó que también la Generalitat sufre los rigores financieros y tiene que recurrir a emisiones de bonos. No obstante, reveló que el Govern va a sustituir las ayudas a las pymes por 350 millones de euros en avales, que no computan para el déficit aunque sí en riesgo.

Y como la mejor manera de saber cómo será el futuro es protagonizándolo, Asenjo y Munar formularon al representante del gobierno catalán las peticiones de una reforma de la Ley de Mecenazgo por la vía de deducciones en el impuesto de sociedades y un mayor impulso de la rehabilitación de viviendas, para que los sectores auxiliares de la construcción vean luz al final de esta ya larga crisis. Mena tomó nota.