El local del Puerto Olímpico de Barcelona, donde la madrugada del 4 de septiembre ocurrieron los hechos
El local del Puerto Olímpico de Barcelona, donde la madrugada del 4 de septiembre ocurrieron los hechos - ABC

El asesino del Puerto Olímpico de Barcelona se entrega al juez

Prisión provisional para el joven que apuñaló a Sara la madrugada del 4 de septiembre en la puerta de una discoteca

Jesús Hierro
BarcelonaActualizado:

El asesino del Puerto Olímpico ha decidido entregarse. El joven que la madrugada del 4 de septiembre apuñaló a Sara a las puertas de la coctelería Smar se ha presentado hoy jueves con su abogado en la Ciudad de la Justicia de Barcelona, según ha avanzado el diario Ara. Tras tomarle declaración, el titular del Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona, que se encarga del caso, ha decretado su ingreso en prisión provisional.

El ataque, en el que además resultó herido el vigilante del local, se produjo después de que este trabajador intentase echar del local a los dos ladrones que habían intentado robar varios móviles entre la clientela. Las lesiones, sin embargo, nunca hicieron peligrar la vida del vigilante.

El supuesto autor de la puñalada se ha entregado, pero los Mossos d’Esquadra ya estrechaban el cerco tanto al asesino de Sara como al individuo que le acompañaba. Y es que las cámaras de seguridad de la coctelería habían sido claves para identificar a ambos: dos hombres de nacionalidad española y mayores de edad, según explicaron entonces a ABC fuentes de la investigación tras el crimen. Ya el mismo día del crimen la Guardia Urbana recopiló imágenes de las videocámaras de la zona, tanto de la coctelería Smar como de los establecimientos adyacentes.

Las imágenes del interior desvelan los momentos previos al apuntalamiento: cuando el vigilante se acerca a los dos ladrones porque alguien había visto cómo habían robado el móvil a un cliente. Entonces se precipitaron los acontecimientos. En la puerta del bar uno de los asaltantes apuñaló en el estómago al vigilante e inmediatamente asestó al menos una cuchillada a la joven, que había salido hasta la puerta, tal vez para increparles por el robo. Sara, de 26 años y vecina de El Vendrell (Tarragona), murió horas después en el hospital a consecuencias de las heridas.