barcelona al día

Artur Mas, de la rumba al fado

No ya los Stones, Springsteen o Julio Iglesias, incluso Artur Mas le ha visto posibilidades a hacer una gira veraniega, y su fotografía con Aníbal Cavaco Silva, el presidente portugués, es el más reciente punto de esa gira

e. rodríguez marchante
Actualizado:

EN cuanto llega el verano, todos sucumben a la tentación de emprender una gira. Ni siquiera se necesita tener un disco nuevo; vale el de los grandes éxitos de siempre. No ya los Stones, Springsteen o Julio Iglesias, incluso Artur Mas le ha visto posibilidades a hacer una gira veraniega, y su fotografía con Aníbal Cavaco Silva, el presidente portugués, es el más reciente punto de esa gira. En esencia, Artur Mas ha ido a Portugal con tres canciones: la primera, esa del estribillo con lo bien que han hecho los deberes los portugueses y los catalanes, y lo mucho que tenemos en común; la segunda, su mayor «hit», la titulada «el déficit fiscal catalán», donde les explicaba a todos los portugueses algo que se morían por saber: en qué consiste el déficit fiscal catalán y la necesidad de elaborar un nuevo pacto fiscal entre Cataluña y España, y la tercera, con el índice bien estirado, una rumba para animar a Mariano Rajoy a que emprenda con rotundidad y rapidez sus ajustes y sus medidas...

En la fotografía publicada por los periódicos de Artur Mas y Cavaco Silva saludándose se ve claramente el éxito del viaje, y no es difícil apreciar en el gesto del presidente portugués lo contento que está por saber que ha hecho bien sus deberes de Estado, que va por el buen camino, tal y como le asegura Artur Mas, y lo mucho que le ha servido conocer los pormenores del déficit fiscal catalán; pero donde se ve con mayor claridad el arte de Artur Mas ha sido en la prisa que se ha dado Mariano Rajoy en hacerle caso y en que ha procedido a los nuevos ajustes con la rapidez y eficacia de la lengua de un camaleón: subida del IVA, rebaja del subsidio del paro, lametón a la extra de los funcionarios, privatizaciones... No sé si sería aconsejable que Artur Mas dejara de animarle en ese sentido con una frase del tipo: «Vale, Mariano, vale. Tú también estás en el buen camino como Cavaco y como yo». Y tras todo eso, la actuación terminó con un elogio al fado, esa canción plañidera y nostálgica de la que sabe tanto Artur Mas como Cavaco Silva.