Padres del colegio de Castelldefels, miembros de la AEB y representantes políticos y sociales, ayer
Padres del colegio de Castelldefels, miembros de la AEB y representantes políticos y sociales, ayer - ABC

Apoyo social a las familias de Castelldefels que piden bilingüismo en la escuela Josep Guinovart

La AEB pide a la Generalitat que atienda solo aspectos pedagógicos para aplicar el bilingüismo en las escuelas

BARCELONAActualizado:

Apoyo a los padres que piden bilingüismo en la escuela Josep Guinovart de Castelldefels (Barcelona). Anoche, vecinos, políticos y representantes de varias entidades civiles respaldaron en un acto a los padres que denunciaron acoso por pedir que se cumplan las sentencias judiciales en materia lingüística.

En el acto, organizado por la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), se puso de manifiesto el apoyo que en Castelldefels tienen las 40 familias del colegio afectado frente a los ataques que han recibido en los últimos días por parte de la Unió de Sindicats de Treballadors de l'Ensenyament de Catalunya (USTEC), de la entidad Somescola y del propio ayuntamiento de la localidad.

Nuria Plaza, vocal de Societat Civil Catalana y coordinadora de su agrupación de Enseñanza, fue la encargada de moderar el evento que puso en valor las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que dan la razón a los padres del colegio para que se aplique el bilingüismo vehicular en la escuela Josep Guinovart.

«Efecto llamada»

Todos las personas que intervinieron en el acto (bajo el título «Razones para una escuela bilingüe») coincidieron en señalar la relevancia de esta reivindicación conjunta que rompe el mantra de que no hay una demanda real de enseñanza bilingüe en Cataluña y supone un «efecto llamada» en el pétreo sistema de inmersión lingüística obligatoria que impone la Generalitat.

Mercè Vilarrubias, profesora y lingüista, recordó que Cataluña es el único territorio europeo donde una lengua oficial (el español) no es vehicular en la enseñanza y subrayó, apelando a los informes del Consejo de Europa, que una enseñanza solo en catalán en modo alguno puede ser obligatoria para todos los alumnos.

El presidente de Impulso Ciudadano y vicepresidente de Societat Civil Catalana, José Domingo, calificó como fraudulenta y cínica la actuación de la Consejería de Enseñanza, que evita intencionadamente dar cumplimiento a las resoluciones judiciales lo que obliga a los padres a tener que acudir ante los tribunales.

Por su parte, Carlos Silva, catedrático de inglés en el Instituto Bisbe Berenguer (Hospitalet de Llobregat), alertó sobre el denominado «Marco para el plurilingüismo» con el que, en su opinión, la Generalitat, bajo la apariencia de una «fantasía de convivencia en hermandad de todas las lenguas en un mismo centro» pretende perpetuar el sistema de inmersión lingüística obligatoria.

Apelación a la ciudadanía

En el acto también intervinieron dos de las madres de niños del colegio Josep Guinovart, que relataron, interrumpidas por aplausos del auditorio, la absoluta falta de voluntad de la dirección del colegio para debatir sobre una posible reforma del proyecto lingüístico de la escuela y explicaron las diversas presiones que sufren tras persistir en su reivindicación.

El acto lo clausuró Ana Losada, portavoz de la AEB, haciendo una apelación a las autoridades educativas catalanas para que desplieguen políticas que atiendan exclusivamente a intereses pedagógicos; a las entidades asociacitivas y partidos políticos nacionalistas para que, en vez de demonizar y acosar, escuchen a quienes no comparten su modelo educativo; a los periodistas, para que den voz a las víctimas más frágiles de las sectarias políticas lingüísticas de la Generalitat; y a la ciudadanía, en general, para que deje de lado el miedo y plante cara, de forma coordinada, al fanatismo nacionalista que ha invadido los centros educativos catalanes.

Para dar apoyo a estas 40 familias del colegio de Castelldefels hicieron acto de presencia, entre otros, Manuel Reyes (PP), Jordi Cañas (Cs), Antonio Robles (dCIDE) y representantes de la Asociación por la Tolerancia, Impulso Ciudadano y Societat Civil Catalana.