Almunia advierte de la desafección hacia Europa
Almunia se reunió por la tarde con Artur Mas - EFE

Almunia advierte de la desafección hacia Europa

Avala los recortes pero pide también incentivos

Actualizado:

La desafección —este término acuñado por el ex president Montilla y que se ha convertido en prácticamente el único elemento de su herencia política asumido por Artur Mas— ya no es un sentimiento exclusivo de los catalanes respecto al conjunto de España. La corrosiva sensación de desapego se extiende también por los países del viejo continente respecto a la Unión Europea y sus instituciones. Lo denunció ayer, aunque ya hace tiempo que se hace evidente, el comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, que recaló en Barcelona para avalar los recortes de la Generalitat y defender a las criticadas instituciones europeas invitado por el Centro de Estudios Jordi Pujol.

«La Unión Europea se está poniendo en cuestión porque en el reparto actual del trabajo Bruselas impone los recortes y los estados aplican las políticas sociales, no se puee seguir con esta división del trabajo», advirtió el comisario europeo, para quien la UE es el mejor garante del Estado de Bienestar europeo. «Es nuestra mejor señal de identidad» añadió en plena coincidencia con su anfitrión, el ex president Pujol. Para mantenerlo, Almunia recetó reformas para luchar contra la escasa competitividad europea y dejó claro que, los recortes por si solos «no son sostenibles».

El vicepresidente de la Comisión Europea avaló sin embargo la política de austeridad y ajustes de Cataluña y España dado el contexto actual de dificultad de financiación en los mercados y confió en que durante la segunda mitad de 2012 vuelvan las cifras positivas de crecimiento económico. Almunia evitó valorar el avance de previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que augura dos años de recesión para España, porque todavía no se han comunicado de forma oficial. Reconoció que los próximos trimestres serán difíciles, aunque «para la segunda mitad 2012 es de esperar que la economía de la zona euro y con ello la española vuelva a situarse en cifras positivas y en crecimiento para salir de la crisis lo antes posible».