Captura del vídeo de «La complanta dels burgesos oprimits»
Captura del vídeo de «La complanta dels burgesos oprimits» - ABC

Alfonso de Vilallonga se ríe de la burguesía independentista «oprimida» en su nueva canción

El cantante firma con «La complanta dels burgesos oprimits» un ácido retrato del independentismo catalán como revuelta de clases pudientes

BarcelonaActualizado:

Ganó un Goya por la banda sonora de «Blancanieves», de Pablo Berger, y es un habitual de los títulos de crédito de las películas de Isabel Coixet -suya es la música de «Mi vida sin mi», «Ayer no termina nunca» y «La librería», entre otras-, pero no duda Alfonso de Vilallonga en echarse al monte en cuanto tiene ocasión para encapusalar en canciones de aromas cabareteros afiladas sátiras de cuanto le rodea.

Ya en 2013 se arrancó con «Maldè State (Estat Propi)», proclama con la que de Vilallonga, barón de Maldà y apasionado de la rima sulfúrica, marcaba distancias con el independentismo, pero ha sido ahora, con la aparición de «La complanta dels burgesos oprimits», cuando ha hecho diana en el corazón del «procés».

«Ha esclatat una revolta / a Dinamarca del Sud. / I les nits de lluna plena / que és quan ploren les elits / se sent la cantilena / dels burgesos oprimits», canta en lo es, desde ya, uno de los retratos más ácidos del independentismo como revuelta de clases pudientes con dinero y aún más tiempo libre.

De todo ello da buena cuenta el cantante barcelonés en una sátira por la que circulan ferraris y tractores, industriales y perroflautas, todos ellos «oprimidos» ante una república que «fa llufa» (hace aguas). «I malgrat la nafra oferta / i malgrat l'enorme frau / encara no desperta /el ramat escandinau», se le oye cantar mientras pasea por el centro de Barcelona acompañado por los suspiros y lamentos de los burgueses oprimidos. El clip, rodado íntegramente por el centroel 9 de mayo de 2019, cuenta con la colaboración especial de Stefano Palatchi y Carlos Cañeque.