Alberto Villagrasa - Tribuna abierta

Un voto de confianza a Albert Batlle

«Albert Batlle es una persona que puede decir que sabe “de que va la cosa”»

BarcelonaActualizado:

La pasado legislatura municipal con Ada Colau de alcaldesa, Barcelona ha vivido sus peores años en materia de inseguridad, incivismo y convivencia desde la década de los años 80’. Estas primeras semanas del nuevo mandato han sido, por desgracia, más de lo mismo: robos, apuñalamientos, agresiones sexuales, asesinatos, peleas entre camellos por conquistar terreno en los puntos de venta de droga, grupos de menores inmigrantes causando el terror en el centro de la ciudad por sus continuas agresiones y robos, manteros ocupando cada vez más espacio público y enfrentándose a vecinos y comerciantes etc… Ha sido un mes de pesadilla para la ciudad de Barcelona. Desde luego no confío en Ada Colau para mejorar la grave situación de inseguridad que vive la ciudad. Pero con el pacto entre “Barcelona en Comú” y el PSC se ha tomado una decisión que seguramente es de las más coherente que han podido pactar, que es poner de responsable de la Guardia Urbana de Barcelona a Albert Batlle, de Units per Avançar, integrado en el grupo socialista.

Albert Batlle es una persona que puede decir que sabe “de que va la cosa”. Ya fue en su día concejal de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona, por lo que la casa ya la conoce; ha sido responsable de servicios penitenciarios de la Generalitat de Cataluña y fue director general de los Mossos d’Esquadra, sin entrar en ningún momento a politizar este cuerpo de policía a pasar de la deriva independentista de Puigdemont. Experiencia suficiente la tiene y los conocimientos también. Además, y lo puedo decir porque lo conocí en su etapa de director general de los Mossos d’Esquadra, es una persona seria, de palabra y entregada a su labor pública.

Albert Batlle tiene una labor complicada y difícil. Por un lado, recuperar la confianza de la Guardia Urbana con el gobierno de la ciudad; dar la confianza suficiente a la policía municipal de Barcelona para que puedan realizar su trabajo con seguridad jurídica e institucional; y de otro, trabajar para poner freno a esta escalada de delincuencia que sufre Barcelona desde hace más de tres años. Es un trabajo duro y complicado, pero Batlle tiene la capacidad suficiente para intentar conseguir este objetivo. Yo, personalmente y desde la distancia ideológica, me alegro por su nombramiento, era la persona más adecuada de los actuales cuarenta y un concejales del consistorio barcelonés. Si la “alkaldesa” Colau no le pone palos a las ruedas, Batlle puede hacer una muy buena labor. Le deseo lo mejor y los mayores éxitos posibles, porque eso querrá decir que le iría bien a Barcelona.

Ahora hay que dejarle los tres meses de cortesía política para que pueda desarrollar su labor y su primer frente será el mes de agosto, que en los últimos años en Barcelona han sido caóticos en temas de inseguridad e incivismo. Después de estos tres meses se le podrá criticar… o no, pero de momento hay que dar un voto de confianza al nuevo concejal de seguridad de la ciudad. Es de las pocas oportunidades que le queda a la ciudad para mejorar el desastroso caos de inseguridad que ha cultivado Ada Colau estos cuatro años. Albert, te deseo mucha suerte en tu labor, pues esa suerte será también la de Barcelona.

Alberto VillagrasaAlberto Villagrasa