Agbar aclara que cumplirá las decisiones del Govern sobre el agua

Actualizado:

ABC

BARCELONA. El presidente ejecutivo de Aguas de Barcelona (Agbar), Ricard Fornesa, afirmó ayer, en relación con la polémica suscitada por el posible envío de agua en barcos hasta la capital catalana, que la empresa actuará con un «respeto escrupuloso» de las decisiones que adopte la Generalitat.

Agbar anunció el pasado viernes un plan para recibir agua potable transportada por barcos que fue desautorizado por la conselleria de Medio Ambiente, cuyo conseller, Salvador Milà, dijo que «las competencias hidráulicas son exclusivas de la Generalitat».

Fornesa salió al paso de esta polémica y, vía comunicado, remarcó que Agbar «nunca ha decidido o planeado cuál tendría que ser el origen de este agua, responsabilidad que corresponde a las administraciones».

Por otra parte, el presidente de CiU, Artur Mas, reclamó ayer al gobierno de la Generalitat que conecte la cuenca hidrográfica del Ebro con las cuencas del interior de Cataluña, una medida a su juicio sencilla de aplicar que, sin embargo, no se lleva a cabo por los «prejuicios ideológicos» del tripartito.

CiU propone conectar cuencas Tras la reunión del grupo parlamentario de CiU, Mas explicó que esta conexión de cuencas «se podría hacer poniendo simplemente una tubería corta», lo que «no significa sacar más agua del Ebro, basta ya de demagogia, sino que sería sacar la misma que está en concesión desde hace veinte años pero aprovechándola bien».

Las medidas para paliar la sequía será uno de los temas que CiU abordará en el próximo debate de política general en el Parlament, en el que Mas advirtió que «seremos muy críticos».