El Aeropuerto de Barcelona alcanzó en el año 2000 la cifra récord de veinte millones de pasajeros

BARCELONA. ABC
Actualizado:

El Aeropuerto de Barcelona alcanzó durante el pasado año los 19,8 millones de pasajeros, cifra que supone un incremento del 13,7 por ciento respecto al año anterior, el aumento en valor absoluto más elevado en la historia de este aeropuerto, según informó ayer su director, Antoni Pedrós. Según éste, «esperamos que esta tendencia de crecimiento se mantenga en los próximos años». De cumplirse este pronóstico, en el próximo mes de octubre el aeropuerto barcelonés podría alcanzar los veinte millones de pasajeros, mientras que en el año 2002 se podría llegar a los 23 millones de pasajeros.

Tras este espectacular aumento, el Aeropuero de El Prat ha pasado a ser el segundo de España en tráfico de pasajeros, arrebatando el segundo puesto al Aeropuerto de Son Sant Joan de Palma de Mallorca. Igualmente, El Prat ha registrado el segundo mayor incremento de pasajeros de los aeropuertos españoles, solo superado por el de Barajas.

El tráfico nacional ha absorbido un total de 10.146.400 pasajeros, con un aumento del 12,13 por ciento respecto a 1999. El puente aéreo entre Barcelona y Madrid ha registrado el mayor incremento, un 17,89 por ciento, mientras que el tráfico internacional ha aumentado un 15,73 por ciento, alcanzando los 9.350.599 pasajeros.

Según el director del aeropuerto, el crecimiento registrado durante el pasado año fue absorbido «con normalidad» por las actuales instalaciones, a pesar de que el aeropuerto aún no dispone de las nuevas infraestructuras que se están construyendo, y que le permitirán afrontar la demanda hasta que se disponga de la futura terminal que se situará entre pistas. Respecto a esta terminal, Pedrós explicó que hay ocho empresas que están preparando una oferta para poder realizar el proyecto de ampliación, que «como mínimo creemos que tardará un año en elaborarse».

Por otra parte, una encuesta de la revista «Traveller» sitúa al Aeropuerto de Barcelona en el cuatro lugar entre los mejores del mundo, por detrás del de Singapur, Hong Kong y Dubai. Los criterios que se han tenido en cuenta para la elaboración de este ranking son los de ubicación y accesibilidad, diseño y disposición de los espacios interiores, limpieza y eficacia en la facturación, entre otros.