Absueltos los acusados por la explosión de una pirotecnia que causó 4 muertos

ABC | BARCELONA
Actualizado:

La Audiencia de Girona ha absuelto al dueño de la pirotecnia Brau de Vidreres (Girona) y al resto de los acusados, un total de nueve personas, de homicidio imprudente.

La explosión mortal en la fábrica tuvo lugar en junio de 1993 y causó la muerte de cuatro de los trabajadores que se encontraban en la nave número tres, la primera en explotar. La onda expansiva fue la que afectó al resto de las naves dónde, sin embargo; no hubo muertos. La sentencia absuelve igualmente a las firmas aseguradoras Mapfre, Segurcaixa y Amaya Cª Seguros como responsables civiles directos.

Aunque las acusaciones particulares que ejercieron las famílias de las víctimas reclamaban penas de hasta cinco años de prisión para los acusados y una indemnización de 900.00 euros, el tribunal señala en la sentencia que no se han podido concretar los productos pirotécnicos almacenados en la nave dónde se produjo la explosión ni la causa de ésta.

Asimismo, respecto al hallazgo de algunos restos de elementos que comportaban alto riesgo de explosión y contravenían las órdenes ministeriales, la sentencia da la razón al Ministerio fiscal y a las defensas de los acusados al señalar que todos los productos almacenados que contenían cloratos pertenecían a diferentes pirotecnias y no se puede determinar cuál originó el accidente.

Igualmente, el tribunal confirma que los trabajadores de la pirotecnia habían recibido las necesarias advertencias sobre las características peligrosas del material que manipulaban, así como que el local había pasado una inspección y que contaba con los requisitos y licencias necesarios para el almacenaje de estos productos.