«Es un problema de orden público»

La Junta alerta del «problema serio» que supone la concentración de fuegos provocados en determinados puntos

ISABEL JIMENO
VALLADOLID Actualizado:

La actuación de los pirómanos que hace que los fuegos se «concentren» en determinados puntos de la Comunidad es «la mayor preocupación» de la Junta de Castilla y León en la lucha contra los incendios. Así lo advirtió ayer el director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, quien destacó el el trabajo «coordinado e insistente» con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para detener a los delincuentes y que ayer mismo dio sus frutos con la detención del presunto autor del incendio que desde el domingo permanece activo en torno al municipio leonés de Barjas.

«Nos encontramos en una situación en la que existe un problema de orden público», denunció Arranz, quien llamó la atención sobre la «reiteración de incendios» en determinados puntos de Castilla y León «y el delincuente sigue ahí». Y es que según advirtió el director general de Medio Natural esto «hace que se distorsione un poco el panorama general de los incendios en la Comunidad, donde tenemos muchas zonas absolutamente tranquilas y en muy poquitos municipios se nos concentra un problema muy serio».

Entre esos puntos calientes figura precisamente Barjas, donde el año pasado se contabilizaron seis incendios intencionados, que se suman a otros tantos declarados por el mismo en campañas anteriores, y a los que se han detonado este verano.

Candeleda, en Ávila, es otro de los focos en los que los pirómanos actúan con más frecuencia pues en lo que va de año aquí se han declarado ya 13 incendios intencionados y el año pasado se contabilizaron 14. La actividad incendiaria en Villarino (Salamanca) es otra de las que más preocupa a la Junta, pues, según apuntó José Ángel Arranz, esta temporada han sido ya nueve los fuegos de origen intencionado y en 2009, diez. Fonfría (Zamora) es otro de los ejemplos de puntos en los que se concentra la actividad de los incendiarios, que este año ya han prendido nueve fuegos y el año pasado 22 según los datos facilitados ayer por el director general de Medio Natural, quien advirtió a los pirómanos de que, además de quemar el medio natural, con su acción «ponen en riesgo a los pueblos».