MÚSICA

Las nuevas ideas musicales

Actualizado:

Los veinticinco años que llevamos celebrando el Curso de Composición de Villafranca del Bierzo, han sido para mí una experiencia que forma parte importante de mi vida profesional. En ellos he aprendido que enseñar a componer es tarea prácticamente imposible, pero que con el trato con los alumnos, en su diálogo con las ideas nuevas y diferentes que traen consigo, es posible establecer una conexión en la que el alumno recibe respuestas válidas y el profesor desarrolla su propia capacidad creativa.

En estos veinticinco años, hemos podido vivir momentos verdaderamente importantes sobre todo para muchos de los alumnos que por aquí han pasado, que recordarán siempre que en Villafranca se interpretó por primera vez una obra suya en público, y vivir ese mágico instante en que una música pensada y escrita en casa muchas semanas antes, se convierte en una materia de comunicación sensible al ser escuchada por un público atento y abierto, compuesto por compañeros, profesores y ciudadanos de Villafranca, curiosos en el saber por donde discurren las nuevas ideas musicales.

El mayor prestigio

Compositores que hoy gozan del mayor prestigio internacional como José Manuel López López, José María Sánchez Verdú, Durán Loriga, Macías y un largo etcétera, vivieron aquí esa experiencia que deja un constante recuerdo en la carrera profesional de cada uno. Profesores de la talla de Luís de Pablo, Tomás Marco, García Abríl, Jesús Rueda, Mauricio Sotelo, Helmut Lachenmann, David del Puerto e interpretes como el Cuarteto Leipzig, Cristiane Edinger, Beate Altenburg, Alberto Rosado, mi hijo Pedro, el Coro Universitario de León, Orquesta de Jóvenes de la Comunidad de Madrid, Orquesta de Jóvenes de Galicia, Conjunto Instrumental de Sevilla, Conjunto Instrumental de Granada y un largo etcétera, han hecho posible durante veinticinco años esta convivencia entre creadores jóvenes y maduros e intérpretes también de edades diversas pero que tienen como principio, poner sus conocimientos al servicio de la música.

«En estos complicados años que se nos avecinan, si olvidamos el cultivo de las materias que nacen del conocimiento, la sensibilidad, la capacidad creativa e imaginativa del individuo, caeríamos en un pozo mucho más profundo»

Todo esto se ha podido realizar por las facilidades que da una Villa como Villafranca, en la que durante una semana, entre finales de agosto y primeros de septiembre, la música que se hace hoy se convierte en total y absoluta protagonista. La contribución de la Junta de Castilla y León a que estos cursos sean un hecho importante en la vida cultural, no solo en la región sino en la vida de toda España, hay que destacarla y agradecerla en todo momento.

Irradiar creación

Como director de los cursos de composición, me produce una enorme satisfacción, cuando profesores y alumnos que han pasado por Villafranca hacen constar en los programas de mano de las más importantes instituciones musicales europeas que han tenido relación con esta Villa. Es como si desde aquí se irradiase una fuerza creativa que se expande por toda la cultura universal.

En los difíciles momentos que nos toca vivir creo que es importante no dejarse llevar por pesimismos y, abandonar una labor que ya ha creado unos frutos importantes. En estos complicados años que se nos avecinan, si olvidamos el cultivo de las materias que nacen del conocimiento, la sensibilidad, la capacidad creativa e imaginativa del individuo, caeríamos en un pozo mucho más profundo, del que la economía en solitario, no nos podrá sacar durante muchos años.