ÁVILA

En libertad con cargos el matrimonio sexagenario que cultivaba cerca de 800 plantas de marihuana en su finca de Candeleda

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tras su detención el pasado fin de semana, el matrimonio formado por J.A.V.R., de 69 años, y S.E.L., de 62 años de edad, acusados de un presunto delito contra la salud pública por cultivar cerca de 800 plantas de marihuana en su finca de Candeleda (Ávila) se encuentran en libertad con cargos, tras prestar declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Arenas de San Pedro (Ávila).

El matrimonio fue detenido por cultivar en su finca una gran plantación de marihuana, con cerca de 800 plantas y un peso total de 320 kilos, a los que se suman otros 23 de cogollos de ‘cannabis sativa’, según informaron hoy fuentes del instituto armado.

Estas detenciones, que junto con las realizadas en la última semana suman seis por delitos contra la salud pública relacionados con la plantación ilegal de marihuana destinada al tráfico en la provincia abulense, se han efectuado en el marco de la Operación ‘Tenis’, en la que además se han intervenido armas de fuego, en concreto dos pistolas automáticas y un revólver.

La operación ‘Tenis’, la de mayor calado de las efectuadas en Ávila en alijos de ‘cannabis’, comenzó a finales de agosto tras descubrirse una plantación de marihuana de grandes dimensiones en una finca de Candeleda en un servicio preventivo de incendios forestales con el apoyo de medios aéreos.

La finca se encontraba perfectamente vallada en todo su perímetro con lonas y mallas tapando la vista al interior, lucía carteles prohibiendo el paso y contaba con varios perros de guarda, por lo que la hacían prácticamente indetectable desde tierra.

Tras realizar el registro en el interior de la finca se intervinieron casi 800 plantas de marihuana con un peso total de 320 kilos, 83 de ellas secas y listas para su consumo, y 23 kilos de cogollos.

También se intervinieron varias armas, en concreto dos pistolas automáticas, un revólver y una navaja automática, así como diverso material destinado a cultivar la marihuana en condiciones meteorológicas desfavorables, como lámparas de calor, sistema de refrigeración de aire, y máquinas para preparar la droga, tales como ventiladores y secadoras.