José Ignacio Gerbolés, delante del colegio La Inmaculada - F. BLANCO

Colegio Marista

Sello EFQM+300 por su calidad educativa

Actualizado:

Llevaban cinco años trabajando para conseguirlo y lo han logrado. Al Colegio Marista La Inmaculada, de Valladolid, le ha sido concedido el Sello EFQM +300 que otorga la empresa certificadora Bureau Veritas.

Se trata de una certificación que avala «un trabajo riguroso con respecto a unos criterios preestablecidos, dentro de un modelo de reconocimiento europeo que pretende que las organizaciones sean excelentes», explica el director del Colegio Marista La Inmaculada, José Ignacio Gerbolés.

El citado sello les será entregado en un acto que tendrá lugar en el propio colegio el próximo 30 de septiembre, según da a conocer Gerbolés.

Este centro educativo contaba con 1.180 alumnos el curso pasado y una plantilla de 76 profesores más 14 personas que integran el personal de administración y servicios.

Los cinco años antes citados han estado trabajando en conseguir la mejora continua de la calidad y la excelencia en toda la actividad que realizan, especialmente durante los dos últimos años.

Han pasado una auditoría interna y otra externa para lograr esa certificación, que se basa en criterios divididos en dos grandes apartados: por un lado, en todo lo concerniente a la organización del colegio y todo aquello que puede gestionar; por otro, en lo que tiene que ver con los resultados que obtiene, medidos en encuestas, calificaciones, número de alumnos y profesores, etc.

En la organización analiza «el estilo de liderazgo para que sea promotor de cambios, estudia el reconocimiento que tienen los trabajadores y cómo se sienten valorados, además de analizar los objetivos que se tienen, las alianzas para un beneficio mutuo, etc.», añade José Ignacio Gerbolés.

Bilingües

En este colegio imparten clases desde primer curso de Infantil hasta segundo de Bachillerato y es un centro bilingüe desde hace cuatro años, algo de lo que su director y su equipo de profesores se sienten especialmente orgullosos. «Estamos encantados porque los niños de primero de Primaria pueden tener asignaturas en Inglés y que puedan familiarizarse con ese idioma desde pequeños es muy positivo».

Esa enseñanza bilingüe, junto con el proyecto de implantarla también en Secundaria y la introducción de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, son dos de los objetivos prioritarios de este centro escolar, del que su director señala, como señas de identidad diferenciadora, «el estilo de la enseñanza marista, la presencia y la cercanía a los chavales para todo aquello que necesiten y queremos seguir distinguiéndonos por la calidad educativa».

Así, el 95 por ciento del total de sus alumnos supera las Pruebas de Acceso a la Universidad y ese índice es de un 85% de aprobados sobre matriculados para las pruebas.

Gerbolés aspira a que esos resultados sigan avalando la distinción obtenida que, en su caso, no deja de ser un orgullo añadido, dado que también fue alumno de este colegio e, incluso, algunos de los que hoy son sus compañeros un día fueron sus profesores.