- ICAL

Castilla y León revive el Medievo

En pleno siglo XXI, las calles de la región se llenan de cuentacuentos y romanceros. Son los mercados medievales, en auge y con solera

VALLADOLID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En pleno siglo XXI, cada vez son más los pueblos y ciudades de la Comunidad que rememoran tiempos pasados y visten sus calles de personajes y productos típicos de la época medieval. La lista de mercados medievales en Castilla y León es interminable. En plazas y castillos de los municipios aprovechan estas fechas para revivir la época de Camelot y el rey Arturo.

Son tantos los lugares que recuperan las vestimentas del Medievo que sería muy complicado hacer referencia a todos. ABC ha elegido el que se celebra este fin de semana en la localidad abulense de Narros del Castillo, para explicar en que consiste un evento que en la era de la tecnología se encuentra en pleno apogeo. Este mercado representa perfectamente el «boom» de este tipo de espectáculos. Un lugar pequeño, con pocos habitantes, pero con la máxima ilusión por revivir la época medieval. Este periódico se ha puesto en contacto con la persona que organiza este evento. Se trata de Enrique López, quien explica que el primer paso que hay que llevar a cabo es el de definir el espacio para los puestos ambulantes «que en nuestro caso se traduce en 35 expositores propios más los que vengan ese día y decidan establecer un puesto». Una de las curiosidades que se produce en este mundo es que, aunque la crisis perjudica el número de ventas, favorece la presencia de los mercaderes ya que «al vender menos que antes, tienen que acudir a más mercados».

Los comerciantes que instalan los puestos de venta lo suelen hacer sin coste alguno, aunque como en todo hay excepciones. El beneficio que se saca de estas ferias es el de la venta de los productos, unos artículos que suelen ser artesanales y están elaborados por gentes de la zona. Uno de los que más se vende, según López «es el de los dulces artesanales». Un excelente reclamo para los turistas y «una gran oportunidad para vender alimentos típicos de la tierra».

Un buen emplazamiento

Para analizar y valorar un mercado medieval son varios los aspectos que hay que tener en cuenta. Uno de los más importantes es el entorno, tal y como nos confirma María Jesús Jiménez, una asidua durante muchos años a mercados medievales de toda España y que destaca que el de la localidad burgalesa de Santo Domingo de Silos «fue el que más me impactó, sobre todo por el emplazamiento, que era impresionante».

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el tamaño y número de habitantes de la localidad, ya que lógicamente cuanto más grande sea el municipio más puestos, más gente y más atracciones hay. Por último el tercer factor a observar es la zona en la que se hace el mercado ya que seguramente los productos artesanales que allí se venden sean los típicos del sitio, como en Narros de Castillo, en donde según el organizador «la miel tiene un papel muy importante en la elaboración de los productos artesanales. La razón para que se esté produciendo este auge de mercados medievales es, según Jiménez, «la añoranza». ya que «es historia que nos han contado y la gente quiere vivirla en primera persona».

Jornadas en Ávila

Una prueba de la importancia que han adquirido los temas medievales es que en Avila a partir del próximo 30 de agosto se van a llevar a cabo unas jornadas medievales.

Éste será el colofón a un verano en el que todas las provincias de la Comunidad acogerán algún mercado medieval como por ejemplo el de Miranda de Ebro en Burgos, el de Benavente en Zamora, Medina de Rioseco en Valladolid, Aguilar de Campoo en Palencia, Ciudad Rodrigo en Salamanca, San Rafael en Segovia, Sahagún en León o Almazán en Soria.

Una oportunidad de experimentar lo que vivieron nuestros antepasados y lo que nosotros, únicamente, hemos visto en películas.