Blázquez suspende al párroco que envió mensajes subidos de tono a una menor

El Arzobispado se pone a disposición de la Justicia para esclarecer los hechos

MONTSE SERRADOR
VALLADOLID Actualizado:

El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha decidido apartar del ejercicio público del Ministerio sacerdotal al actual párroco de Zaratán, O. F. L. por enviar mensajes subidos de tono a una menor alicantina de 14 años a través de la red social Tuenti. El joven sacerdote, que fue ordenado el pasado año, ha sido apartado de todas sus funciones, al tiempo que el Arzobispado ha mostrado su total disposición «a colaborar con la autoridad judicial en orden al total esclarecimiento de los hechos y su justa valoración».

El sacerdote se encontraba actualmente al frente de la parroquia de San Pedro de la localidad vallisoletana de Zaratán, un municipio del alfoz de unos 5.000 habitantes. En los mensajes que el párroco envió a la joven alicantina, según publicó ayer El Norte de Castilla, se leía textualmente : «...quería decirte que eres un bellezón de chica, estás tremenda...» o «es verdad que estás estupenda y más en esa foto principal en bikini tan sexy».

Fue el padre de la chica el que accedió a su cuenta y tras comprobar que chateaba con un mayor de edad investigó hasta dar con el autor de los mensajes. El siguiente paso del progenitor fue ponerse en contacto con el vicario de la zona de Valladolid, Luis Argüello, que también fue el formador del sacerdote en el seminario. Posteriormente, acudió a la capital vallisoletana desde Alicante para interponer una denuncia ante la Guardia Civil.

Carta de perdón

El propio arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, que ayer regresaba de una peregrinación a Lourdes, tuvo conocimiento de los hechos hasta el punto de que envió una misiva a los padres de la menor en la que pide perdón por lo sucedido y reconoce el celo paterno y su tenacidad para cortar de raíz este incidente y evitar que pudiera llegar a una situación más grave.

Hay que recordar que precisamente Blázquez, en sus primeras intervenciones públicas tras hacer su entrada en Valladolid como arzobispo, condenó enérgicamente los casos de pederastia que se han dado en la Iglesia, al tiempo que pidió perdón a las familias por el tremendo daño causado. En este sentido, Blázquez reiteró ayer, por medio de un comunicado «la condena del comportamiento deplorable, vía internet, de un presbítero de nuestra Diócesis».

Desde la Archidiócesis vallisoletana se asegura que desde el primer momento en que los responsables diocesanos tuvieron noticia de este hecho, se dieron los pasos convenientes para, además de pedir perdón a la familia, abordar la situación con el interesado y realizar las diligencias oportunas para conocer en profundidad los hechos, sus causas y consecuencias, y exigir las responsabilidades oportunas, procediendo de acuerdo con las instrucciones de la Santa Sede.

De momento, O. F. L ha dejado ya de oficiar misas o cualquier otro tipo de celebración. Lo habitual en estos casos es que a partir de ahora sea sometido a un estudio psicológico y médico para conocer el alcance de su comportamiento. Tendrá también un retiro espiritual para que, posteriormente, sea el Arzobispado el que determine si puede continuar ejerciendo el Ministerio sacerdotal o debe proponer su expulsión definitivamente del Estado Clerical.

La noticia de las andanzas del párroco en Tuenti fue recibida con sorpresa en el municipio vallisoletano, segun señaló su alcalde, Carlos Carranza (PP), quien aseguró a ABC que «esas frases no son apropiadas para un sacerdote», pero mostró sus sorpresa por el comportamiento «de un sacerdote que marcaba mucho los valores eclesiásticos», al tiempo que criticó el «excesivo tratamiento» que el caso ha tenido en la Prensa.