Trágica y negra Navidad
Lugar en el que se halló el cadáver del montañero extraviado en León - ICAL

Trágica y negra Navidad

Fallecen dos montañeros en León y Segovia, un conductor y un mecánico arrollado en su taller

Actualizado:

VALLADOLID

Las Navidades se cobran cuatro trágicas muertes en Castilla y León. Dos montañeros fueron hallados sin vida en la provincias de Segovia y León en estos días festivos, en los que la carretera fue testigo de un siniestro en la A-6 a la altura de Rueda (Valladolid), donde falleció el conductor de una furgoneta que circuló durante un kilómetro en sentido contrario. Asimismo, un accidente laboral acaecido en Cistierna (León) sumó una nueva víctima, al perecer en un taller un mecánico arrollado por un vehículo. Incendios, agresiones e intoxicaciones completan el balance negro de los primeros días de estas fiestas.

El día 24, en parajes de León y Segovia fueron rescatados los cadáveres de dos montañeros. El primero de ellos, un hombre de 61 años, alertó personalmente el viernes con su teléfono de que se encontraba desorientado en una zona de monte de San Emiliano, y advirtió que iba equipado, pero no era capaz de continuar y se encontraba en una mala situación de visibilidad debido a la niebla. Tras intentar encontrarle sin éxito durante toda la noche, su cuerpo sin vida fue localizado en la mañana siguiente. En el caso de la segunda víctima, las alertas saltaron cuando éste no acudió a cenar con unos amigos el día 23. En plena madrugada se comenzó a rastrear el área donde podía encontrarse el joven abulense de 32 años. Un helicóptero de los bomberos de la Comunidad de Madrid le localizó en Nochebuena, ya fallecido, en la vertiente segoviana de Peñalara, a 200 ó 300 metros de la cumbre, informa Ep.

Tráfico

Un hombre de 76 años murió el sábado en la A-6 a la altura de la localidad vallisoletana de Rueda tras recorrer un kilómetro en sentido contrario —al incorporarse de manera incorrecta a la autovía— y colisionar contra otro vehículo, en el que una persona resultó herida.

En la localidad leonesa de Cistierna, un varón de 55 años murió tras ser atropellado por un vehículo que reparaba en un taller, mientras revisaba la rueda del mismo.

Por otro lado, un hombre de 81 años fue hallado muerto ayer en el interior de su domicilio de la capital leonesa después de que los vecinos alertaran a la Policía del olor que desprendía la vivienda, ya que el varón podría llevar hasta tres días fallecido.

En el fin de semana otros tantos sucesos dejaron heridos en la Comunidad, como un joven que sufrió una agresión por arma blanca el sábado en León capital. Además ocho personas resultaron intoxicadas, seis de ellas, entre las que figuraba un bebé, por la mala combustión de un brasero en su vivienda Valsalabroso (Salamanca) y otras dos en su residencia de Trescasas (Segovia). Asimismo, los bomberos de Zamora sofocaron en la madrugada del día 25 las llamas en ocho contenedores de la ciudad.