Los trabajadores muertos bajaron a 39 en 2011, cinco menos que en 2010

El sindicato UGT, autor del estudio, achaca este descenso al aumento del desempleo

VALLADOLID Actualizado:

Los accidentes laborales se cobraron la vida de 39 personas en Castilla y León en 2011, cinco menos que el año anterior, con un descenso porcentual del 11,3%, mientras que los centros de trabajo registraron 251 siniestros graves, con un descenso del 14,9% (44 menos), y 24.852 leves, que representan una rebaja del 15% respecto a 2010 (4.379 menos). En total y según los datos que maneja UGT Castilla y León, en la Comunidad se produjeron el año pasado 25.142 accidentes laborales, 4.428 menos que en 2010, con una merma relativa del 15 por ciento.

Los accidentes se redujeron en todos los sectores, en los servicios (11.781), un 10,9%; en la industria (7.368), un 16,4; en la construcción (4.347), un 23, y en la agricultura (1.646), un 12,6. Los datos aportados por UGT también constatan que el año pasado se produjeron en Castilla y León un total de 2.377 accidentes in itinere, un 18 por ciento menos que en 2010, que se cobraron la vida de 14 trabajadores, dos menos que el año anterior, y otros 43 sufrieron heridas de gravedad, el mismo número que en el ejercicio precedente.

El secretario regional de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT en Castilla y León, Fernando Fernández, asumió que un descenso en las cifras de siniestralidad laboral siempre es una «buena noticia», pero advirtió de que no se pueden dejar llevar por estos datos y caer en la «complacencia», sobre todo si se analizan las causas de ese retroceso, informa Ical.

En este sentido, Fernández descartó que la disminución de los accidentes se deba a una repentina apuesta por la inversión en prevención de los empresarios en los centros de trabajo en todos los sectores, y lo achacó a factores coyunturales, como son la rebaja en el número de trabajadores por la crisis y al miedo de los que siguen con empleo a perder su medio de vida. «Cuantos menos trabajadores hay, menor es el índice de siniestralidad», apostilló, para incidir en que en las empresas en crisis lo primero que se elimina es el gasto en prevención. «Vemos con mucha preocupación cómo algunas empresas se aprovechan de esta incertidumbre para imponer condiciones inaceptables a los trabajadores, que sufren riesgos psicosociales que no se tratan como es debido», dijo.

Asimismo, Fernando Fernández afirmó que estarán «vigilantes» para que las cifras de siniestralidad no se disparen cuando empiece a aflorar el empleo y manifestó que mantendrán su reto de seguir reduciendo el número de siniestros hasta lograr el objetivo de «accidentes cero». «No hay que bajar la guardia, y mantendremos ese objetivo por bandera», sentenció.

A pesar de todo, el responsable de UGT resaltó que Castilla y León lleva una década registrando descensos en el número de accidentes laborales, una mejora, dijo, en la que sí que ha influido de forma positiva la labor de los agentes sociales, de información y asesoramiento a las empresas. «El gasto en prevención es una inversión que beneficia a todos», resumió.

Provincias

Por provincias, el mayor número de accidentes mortales se produjo en Burgos y León, con diez en ambos casos, seguidas por Palencia, con seis; Zamora, con cuatro; Soria, con tres; Salamanca y Segovia, con dos en cada una, y Valladolid y Ávila, con uno. En Palencia se registraron cuatro fallecidos más que en 2010, y en Burgos y Soria, tres, mientras que en Valladolid bajó en siete, en Salamanca en cuatro y en Segovia, en uno.

En cuanto a los graves, León se situó a la cabeza con 54 siniestros, seguida por Valladolid (52), Burgos (34), Salamanca (32), Zamora (22), Soria (18) y Palencia (18), Segovia (12) y Ávila (7). En relación a 2010, se contabilizaron ocho accidentes graves más en Valladolid y dos en Salamanca y Zamora, en cada caso, mientras que se redujeron las cifras en el resto.