El IBI subirá al menos el 10% en dos de cada tres municipios

El IBI subirá al menos el 10% en dos de cada tres municipios

En capitales como Valladolid y Salamanca el aumento llegará al 13 por ciento, mientras que en Ávila, Soria y Burgos será del 4

VALLADOLID Actualizado:

El recibo de lo que se conocía como «la contribución» subirá este año en la mayoría de municipios de la Comunidad. En concreto, el incremento del Impuesto de Bienes Inmuebles decretado por el Gobierno central afectará en mayor o menor medida a 1.967 de los 2.248 localidades de la Comunidad. Sólo 281 se podrán librar del aumento impositivo al haber realizado la revisión catastral entre 2005 y 2007, los años del «boom» inmobiliario. Entre ellas, Valverde de la Virgen (León), Venta de Baños (Palencia), Candeleda (Ávila), Villamayor (Salamanca) e Íscar (Valladolid).

Los matices del cambio en la norma tributaria no acaban ahí porque la disposición del Ejecutivo prevé hasta tres niveles de subida en función precisamente de cuando se produjo la última variación del catastro. Los más antiguos serán los más perjudicados y en el caso de Castilla y León son amplía mayoría los que verán como su factura —si no hay rebelión en los ayuntamientos— suba al menos un diez por ciento este mismo ejercicio. Varias capitales —León, Palencia, Salamanca y Valladolid— y algunas de las ciudades de mayor tamaño en la Comunidad como Miranda de Ebro, Aranda de Duero, Arévalo, Briviesca, Astorga, San Andrés del Rabanedo, Villablino, Aguilar de Campoo, Béjar, Ciudad Rodrigo, Cuéllar, Medina del Campo, Tordesillas, Ponferrada, Benavente y Toro son sólo una pequeña parte de los 1.443 municipios a los que les ha «tocado» elevar el recibo en el porcentaje máximo autorizado previsto y que en muchos casos se sumará a la subida municipal ya presupuestada.

Si los propietarios de vivienda o locales de dos de cada tres localidades pagarán entre 15 y 80 euros más al año —cada municipio tiene su propio tipo y cuanto más elevado sea mayor será el desembolso de los ciudadanos por la subida—, algo menor será el aumento que se produzca en los ayuntamientos que pasaron la revisión entre 2002 y 2004 (seis por ciento de aumento) y entre 2008 y 2011 (cuatro por ciento). En el primer supuesto sólo aparecen 58 localidades. Entre ellas, las leonesas de Cacabelos y La Bañeza, la palentina de Guardo y la vallisoletana de Arroyo de la Encomienda. En el segundo supuesto, que corresponde a los ayuntamientos que han hecho sus deberes más recientemente, aparecen hasta 466. Capitales como Burgos, Zamora, Ávila, Segovia y Soria, además de Peñaranda de Bracamonte, El Burgo de Osma o Simancas se incluyen en esta categoría. La subida del tipo del gravamen del impuesto municipal más caro que existe —supone el 20 por ciento de los ingresos de los ayuntamientos— afectará a todo los dueños de propiedades no residenciales, mientras que en el caso de los poseedores de viviendas podrán librarse del incremento si sus municipios has actualizado el catastro en los últimos diez años y sus pisos están por debajo del valor medio catastral.

Polémicas con la oposición

La medida ha provocado enorme controversia en las distintas localidades donde se debe aplicar. Con la amenaza clara del alcalde socialista de Segovia, Pedro Arahuetes, de negarse a aumentar el impuesto, la polémica también se ha instalado en otros municipios. Ayer mismo, el Ayuntamiento de Valladolid, con los votos del PP, rechazó la propuesta de la oposición de dejar sin efecto el aumento previsto del tres por ciento, que se sumará así al del diez marcado por el Gobierno central como ocurrirá también en Salamanca. Curioso es el caso de León, donde el equipo de Gobierno aprobó una rebaja del tipo y ahora se ve obligado a subirlo con la exigencia del PSOE de que rebaje otras tasas en compensación.

En cuanto al aumento de recaudación previsto tras el incremento del impuesto, varía lógicamente en función del tamaño de los municipios y de los «pagadores». Si en Ávila por ejemplo se ha calculado que esta subida supondrá medio millón de euros más, en el caso de Valladolid superará los seis millones.