El PP puede batir su techo electoral y dejar al PSOE sin diputados en Ávila y Soria

La encuesta preelectoral del CIS otorga a los populares hasta 23 actas y relega a los socialistas a un máximo de 11

ISABEL JIMENO
VALLADOLID Actualizado:

El alza del PP parece no tener límite ni siquiera en una Comunidad donde los resultados tradicionalmente acompañan a los populares como es Castilla y León. El partido que preside Juan Vicente Herrera podría superar el próximo 20 de noviembre incluso sus mejores pronósticos y batir récords en unas generales. Al menos eso es lo que apunta el estudio «Preelectoral elecciones generales, 2011» hecho público ayer por el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en base a las preguntas realizadas el pasado el mes de octubre. Según esta encuesta publicada justo el día en que arranca oficialmente la campaña, los populares suben como la espuma y obtendrían entre 21 y 23 escaños (este última cifra jamás alcanzada en unos comicios nacionales), mientras que los socialistas se hunden como el plomo hasta el infierno de su peor registro. El CIS prevé que se queden tan sólo con entre once y nueve escaños, lo que significaría caer incluso por debajo de su propio suelo, el marcado en las primeras elecciones generales, las de 1979, cuando consiguió 10 actas en la Carrera de San Jerónimo por Castilla y León. En el mejor de los casos su siguiente escalón más bajo: los 11 escaños en 1996 y 2000.

Pero en el estudio no sólo sobresale el abrumador dato del PP y el hecho de que pueda ganar entre tres y cinco escaños (en 2008 logró 18) a la par que la formación socialista se dejaría de camino a las urnas también entre cinco y tres actas. Llama la atención, sobre todo, que hay provincias en las que el PSOE incluso podría perder toda su representación. Es el caso de Ávila y Soria, donde el sondeo del apunta la posibilidad de que la formación socialista no llegue al mínimo para que la Ley D'Hont le otorgue un diputado. Como mucho, lograría repetir con sólo un parlamentario. De darse el peor escenario, el secretario de Organización del PSCL, Pedro José Muñoz, y Félix Lavilla se quedarían sin «asiento» en la Carrera de San Jerónimo. Por su parte, la formación de la «gaviota» se elevaría desde los dos a los tres parlamentarios en el caso abulense. En Soria, pasaría de uno a los dos representantes en la Cámara Baja que se eligen. Es en estas provincias en las únicas en las que el sondeo del CIS plantea oscilación de resultados. Y sería en este escenario en el que el PP lograría rebasar su techo y marcar una nueva cumbre, la de los 23 diputados de los 32 en liza, hundiendo al PSOE al fondo del abismo de tan sólo 9 parlamentarios.

Como mínimo, la encuesta —que en Castilla y León se realizó en 171 municipios, donde se entrevistó personalmente a 2.330 ciudadanos de las nueve provincias— otorga a los populares 21 actas, que serían tres más de las que logró en 2008, y al PSOE, 11, tres menos que entonces.

Así, el barómetro no plantea dudas en el objetivo apuntado desde el PP de Castilla y León de sumar tres diputados más, uno por Burgos, otro por León y uno más por Salamanca. De hecho, sólo con repetirse el reparto de votos de las municipales y autonómicas del pasado 22 de mayo, la formación que preside Juan Vicente Herrera conseguiría esa meta que el CIS da por alcanzada. En tierras burgalesas, se desharía el empate entre ambos partidos, logrando los populares tres escaños y los socialistas tan sólo uno. Lo mismo ocurriría en Salamanca. Y en León, circunscripción con especial significado al ser la tierra del todavía presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se daría la vuelta a la tortilla. La única provincia en la que los socialistas eran mayoría dejaría de serlo en beneficio del PP, que se haría con tres de las cinco actas en juego. Aún así, éste sería uno de los mejores resultados para el partido que en la región encabeza Óscar López, que sólo en León y Valladolid sumaría dos diputados. En esta última, los populares se mantienen como la fuerza más votada, con tres parlamentarios. También sigue recibiendo un respaldo mayor en Palencia, Segovia y Zamora, las otras tres provincias en las que el reparto entre las principales fuerzas no varía, con dos diputados para el PP y uno para el PSOE por cada una.

Únicas en blanco

En el resto de provincias, sólo un político de la «rosa» llegaría a Madrid e incluso en Ávila y Soria hay riesgo de que ni siquiera se alcance el mínimo de votos para ello y quedarse en «blanco». Son las dos únicas provincias de toda España en las que el sondeo del CIS mina la moral de un PSOE en caída libre y sin freno hasta el descalabro de no lograr representación en la Cámara Baja, algo que hasta el momento nunca había ocurrido al menos en Castilla y León.

En el otro lado de la balanza un PP lanzado que tendría tres diputados seguros por Burgos, León, Salamanca y Valladolid, además de poder alcanzarlos en Ávila. En la que menos, como mínimo, obtendría uno de los dos que se reparten en Soria. En el resto, dos. Este resultado contribuye de manera importante a la mayoría más que absoluta que obtendría Rajoy, con entre 190 y 195 diputados frente a los 116 o 121 de Rubalcaba.