AYUDA AL DESARROLLO

Los programas de Sida en el tercer mundo benefician a 192.438 personas

VALLADOLID Actualizado:

Un total de 192.438 personas ha accedido a programas de prevención y tratamiento del Sida y 59.930 mujeres a servicios de salud sexual y reproductiva, según el balance y planificación de los proyectos financiados o ejecutados por la Junta en países, que se dio a conocer ayer en el Consejo de Cooperación al Desarrollo, presidido por el titular de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez.

En 2011, la máxima prioridad de los programas puestos en marcha fueron las mujeres, la infancia, la población juvenil excluida y la población campesina de zonas rurales especialmente deprimidas. Conforme a la evaluación, un total de 2.924 féminas se beneficiaron de las acciones formativas y 570 hombres participaron en programas de sensibilización acerca de la igualdad de género. En educación, se han construido o mejorado 50 infraestructuras educativas, 208 profesionales han recibido formación para poner en marcha proyectos de alfabetización y 779 jóvenes han recibido formación en aspectos relacionados con la igualdad de oportunidades de las mujeres. Además, se han edificado o mejorado 663 viviendas para más de 2.700 personas.

También, se presentó un informe de actuaciones de ayuda humanitaria con las intervenciones ejecutadas en 2011, como la reconstrucción de un colegio en Haití, con una dotación de 200.000 euros; la atención a la emergencia alimentaria en el Cuerno de África, con la creación de un Fondo de Solidaridad con 75.000 euros, al que se han adherido diputaciones, ayuntamientos y particulares; y el apoyo a la población de los campamentos saharauis, sobre todo en la provisión de productos alimentarios con aportación de 200.000 euros, informa Ical.

Los servicios colectivos de carácter básico y la soberanía alimentaria marcaron la tendencia en la asignación de recursos, que concentró el 86,8 por ciento de la financiación destinada a cooperación económica no reembolsable. Así, destaca el apoyo a los servicios colectivos de carácter básico, sobre todo al sector de salud.