El primer fuego hacia una energía limpia
El técnico de la caldera, Inaki Álvarez, explica ayer el funcionamiento de la planta de captura de CO2 - ICAL

El primer fuego hacia una energía limpia

La Ciuden enciende la caldera principal de la planta experimental de captura de CO2 con carbón autóctono

PONFERRADA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Fundación Ciudad de la Energía encendió ayer la caldera que debe contribuir a convertir el carbón en una fuente de energía limpia. El Centro de Desarrollo de Tecnologías de Captura de CO2, ubicado en la localidad berciana de Cubillos del Sil, celebró lo que sus responsables calificaron como «el hito más importante» de su corta historia. En la madrugada de este miércoles se procedió a encender la caldera de lecho fluido circulante, una instalación única en su género, y fabricada expresamente para desarrollar estos experimentos. Fue el llamado «primer fuego», nombre técnico con el que los expertos califican operaciones de este tipo.

Como no podía ser de otra forma, el encendido se llevó a cabo con antracita obtenida en las minas del Bierzo. Es un hecho de carácter, «más que nada, sentimental», según destacó José Ángel Azuara, director general de la Ciudad de la Energía (Ciuden), «puesto que esta caldera permite trabajar con todo tipo de carbones, hullas, lignitos, y hasta coque de petróleo».

El objetivo no es otro que desarrollar experimentos con esos combustibles, a fin de conseguir definir una tecnología útil para que puedan seguir siendo utilizados como fuentes de energía, pero se eviten las emisiones a la atmósfera de gases de dióxido de carbón (CO2), que provocan el llamado efecto invernadero en el planeta. A partir de este momento, se iniciarán las pruebas.

La caldera de lecho fluido circulante tiene una potencia de treinta megawatios térmicos y capacidad para consumir unas tres toneladas de carbón a la hora, generando temperaturas superiores a los 540 grados centígrados. En los próximos meses, se sucederán los ensayos «cambiando parámetros de temperaturas, presiones, flujos de aire y calidad de carbones, hasta conseguir el modelo más eficiente y barato de capturar los gases de CO2 y evitar su emisión al aire», indicó José Ángel Azuara, quien destacó que el proyecto, financiado por el Gobierno de España y la Unión Europea, cumple todas las prescripciones dictadas desde Bruselas y sitúa al país a la vanguardia de las investigaciones sobre captura de dióxido de carbono. De hecho, las tecnologías que se desarrollen en el Bierzo permitirán reducir en un noventa por ciento las emisiones de esos gases, con lo que se cumplirán los compromisos de la lucha contra el cambio climático.

El director general de la Ciuden renovó el objetivo de «un proyecto internacional fuertemente ligado a los estamentos de la Comisión Europea, porque somos una planta de referencia en captura y almacenamiento y no hay otro proyecto en Europa en esta posición de liderazgo. Hay que mantenerla».

El centro de Cubillos del Sil, bautizado como «Es.CO2», es el resultado de una inversión de 128’4 millones de euros y cuenta con dos calderas para la investigación. A comienzos de 2012 se iniciarán los primeros programas de ensayos en oxicombustión comprometidos con la Unión Europea. El complemento de este laboratorio es el centro de almacenamiento de esos gases que se desarrolla en la localidad burgalesa de Hontomín.