Polaroids talla XL
Los retratos de Pedro Almodovar, Robert Altman y Jean Jacques Annaud - ICAL

Polaroids talla XL

Valladolid presenta en España fotos de cineastas de prestigio internacional realizadas con una técnica única

VALLADOLID Actualizado:

«Unique celebrities» presenta 60 imágenes de una colección fotográfica integrada por más de dos millares de imágenes, que forman parte de un proyecto sin posibilidades de seguir incrementando su fondo a lo sumo en una docena de instantáneas más. La razón no está en que los artistas hayan decidido no seguir con esta línea de creación, o que un mecenas haya retirado bruscamente las aportaciones económicas. Es algo más prosaico. Simplemente el soporte material ya tiene fecha de caducidad: Las películas polaroid ya no se fabrican.

Ante el prêt-à-porter de lo digital, la fotografía «artesanal» de carrete sucumbió sin remedio, especialmente las cámaras polaroid que ofrecían fotografías instantáneas únicas en papel. En 2008 se dejaron de fabricar. Precisamente con ese límite se encuentra la colección Polaroid Giant Camera de Photomovie, que desde 2006 ha realizado más de dos mil retratos a reconocidos cineastas de todo el mundo. A penas le resta «carrete» para una docena de instantáneas.

Desde ayer una selección de 60 imágenes se pueden ver por primera vez en España en la Casa Revilla de Valladolid a instancias de la Fundación Municipal de Valladolid, que ofrece esta muestra como complemente a la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) a celebrar a finales de mes.

El vínculo con la Seminci es que los retratados o bien pasaron por Valladolid o sus trabajos fueron presentados en el certamen o se realizó una retrospectiva en torno a ellos. Así en la selección hay retratos de Vittorio Gasman, Pedro Almodovar, Woody Allen, Antonio Banderas, Martin Scorsese, Javier Bardem, Claudia Cardinale, Bernardo Bertolucci, , Michael Caine, Sofia Loren, Arthur Penn, entre otros.

Realizadas por diversos fotógrafos, los retratos de algún modo ofrecen un diálogo entre el artista y el espectador, como subrayó el director de la Seminci, Javier Angulo, al invitar a los espectadores, cinéfilos o no, a mirar «cara a cara» a los actores, directores y gente del cine atrapada en estas fotografías.

Precisión quirúrgica

Ya se nos ha olvidado lo caro de disparar una cámara de carrete, la prudencia a la hora de encuadrar una imagen, las dudas de cómo se positivaría en papel lo captado a la luz. Con estas imágenes de 50x60 esa precisión debía ser quirúrgica. De entrada estas cámaras —sólo cinco en todo el mundo— requerían equipos integrados por una decena de personas. No en vano pesaban nada menos que entre 300 y 100 kilos. Como explicó la representante de la Agencia Photomovie, Alessandra Picone, propietaria de la colección, tal tamaño creaba serios problemas por la cantidad de luz que entraba en la cámara negra, capaz de truncar la imagen resultante, obligando a una preparación milimétrica de la instantánea al no admitir los actuales retoques digitales.