«Podíamos ir a más de cien por hora»

Actualizado:

La madre de Jacinta recibía la noticia de su muerte de boca de su otra hija María, que viajaba también en el microbús. Consternada por lo sucedido, aunque con gran entereza, explicó a los medios que «no era la primera vez» que el conductor tomaba esa curva a gran velocidad y sin parar en el ceda el paso. «En otras ocasiones ya se lo habían advertido los propios estudiantes. Ayer, según lo que me ha contado la otra niña, podía ir a más de cien por hora», recordó. En este sentido, otro de sus hijos denunció la actitud temeraria del conductor. «Tenia mucho peligro y ya había recibido varios avisos de los padres».