Una peseta de lotería muy «repartida»
Bernardo Centeno, en su domicilio en Valladolid - efe

Una peseta de lotería muy «repartida»

Un jubilado zamorano lleva casi 40 años regalando pequeñas participaciones a amigos, familiares y personajes públicos

VALLADOLID Actualizado:

Presidentes, alcaldes, escritores y artistas reciben cada año una participación de 1 peseta de la Lotería de Navidad que, a modo de felicitación, envía un jubilado zamorano a unas 100.000 personas. Se trata de Bernardo Centeno, un pensionista zamorano residente en Valladolid, que hace 37 años decidió felicitar la navidad a familiares y amigos con pequeñas participaciones de lotería con el objeto de hacer algo diferente y más original a la tradicional tarjeta de felicitación. Con el tiempo, esa idea ha evolucionado y donde al principio sólo había amigos, ahora Centeno ha incluido a personalidades relevantes del mundo de la política, la cultura o el espectáculo de los cinco continentes.

Así, el Papa, los ex presidentes de Estados Unidos y Polonia, Bill Clinton y Lech Walesa; los ex presidentes Felipe González y José María Aznar, y los alcaldes de Valladolid, Zamora y Madrid, figuran entre los que reciben la peculiar felicitación. Los escritores Miguel Delibes, Camilo José Cela y Antonio Gala, también han recibido durante años una participación de la lotería de Centeno.

Muchos contestan a su felicitación, afirma Centeno, quien no duda en enseñar las notas de agradecimiento firmadas por distintas personalidades, empresas y organismos.

Centeno la llama «Lotería del Humor», ya que lo único que pretende es despertar una sonrisa en su destinatario. Para ello, incluye en las tarjetas impresas alusiones a acontecimientos importantes o de relevancia social, «como el circo de Belén Esteban, o los terremotos», explica.

Más de 600 euros

Cada año se gasta 100.000 pesetas (600 euros) en lotería para hacer las participaciones, de una peseta (0,006 euros), y él mismo corre también con los gastos de envío, aunque para los gastos de imprenta cuenta con patrocinadores, ya que su pensión «no da para más».

Preguntado por los premios acumulados, asegura resignado que esta curiosa lotería «no ha nacido para que toque», ya que en 37 años tan sólo ha sido premiada con alguna «pedrea» o el reintegro; por eso, pensar en el «Gordo» queda lejos de su pretensión, se conformaría con un segundo premio.

Centeno destaca que le gustaría que alguien heredara su iniciativa. Lleva casi 40 años con la Lotería del Humor y su ilusión es que su labor no quede en el olvido, por eso anima a quien esté interesado a coger el relevo.