«La ordenación del territorio va a tener más consistencia y solidez que las Cajas»
f.heras
Alfonso Fernández Mañueco_Secretario regional PP

«La ordenación del territorio va a tener más consistencia y solidez que las Cajas»

Con Herrera entró de lleno en la primera línea de la política regional y le ha acompañado durante estos años como número dos de los populares, cargo para el que ha vuelto a ser ratificado

ISABEL JIMENO
VALLADOLID Actualizado:

—¿El PP sale del Congreso con nueva estructura con algún objetivo?

—Claro, nuestras señas de identidad: más cerca de la gente, hacer un esfuerzo por coordinamos más y comunicar mejor para explicar las reformas.

—Junto a usted como secretario general y el presidente se sitúa Alicia García como coordinadora. ¿Significa que le descarga trabajo?

—Va a ayudar al secretario y al presidente en las cuestiones del día a día, coordinación de los vicesecretarios y en todas las cuestiones que le puedan encargar el presidente o el secretario.

—El presidente habló de «no institucionalizar» el partido y de mayor dedicación a él. Sin embargo, usted es alcalde y procurador, está la presidenta de las Cortes y resto son consejeros. ¿Cómo encaja eso?

—Significa que el partido requiere implicación al margen del trabajo que estamos haciendo en nuestras instituciones. Creo que es una llamada de atención a que no basta sólo con el trabajo en las instituciones, hay que realizar un trabajo en el partido. Se está mandando un mensaje a mucha gente que está gobernando y que tiene que ser consciente que quien gana las elecciones es el partido, que el programa que se tiene que aplicar es el del partido y que es al partido al que hay que dar respuesta.

—¿Es el PP de Castilla y León un partido regional o la suma de nueve provincias?

—Es un partido regional, pero teniendo muy presente a las provincias. Hay una entidad regional con muchísima fuerza y peso, pero no podemos ni descuidar ni olvidar las organizaciones provinciales.

—Herrera apostó por remozar y rejuvenecer el partido, pero dentro del núcleo duro siguen siendo más o menos las mismas personas...

—Pero somos muy jóvenes. Por lo menos yo me siento muy joven.

—¿Y la renovación dónde está?

—Hay una nueva figura de coordinador en la que entra una persona que, aunque lleva muchos años en el partido, en la primera línea regional, no. Se incorpora la presidenta de las Cortes. Son dos piezas fundamentales.

—Respecto al modelo de ordenación territorial, ¿prevé alguna colisión con el Gobierno de España como apuntan ya algunos presidentes provinciales del PP?

—Los puntos que marcó el presidente son claros: defensa del municipalismo a ultranza; fortalecimiento y potenciación de las diputaciones, y coordinación y gestionar mejor los servicios. Vamos a ver cuál es la propuesta del Gobierno de España. Creo que puede haber un espacio para que Castilla y León tenga su espacio y regular sus propias peculiaridades.

—¿Augura ya cierto desgaste con la ordenación del territorio parecido al de las Cajas?

—Lo de las Cajas fue una cosa en la que cada uno defendió lo que consideraba oportuno en un momento, luego las circunstancias económicas iban cambiando de un mes a otro... Creo que la ordenación del territorio va a tener más consistencia y solidez.

—Hemos visto ya algunas críticas de los presidentes provinciales al modelo territorial. ¿Cree que ellos, que la mayoría son presidentes de diputación, están en el ánimo de convencer a los alcaldes para que esa ordenación se lleve a cabo?

—Creo que sí. No es un modelo cerrado. Cuando Herrera pedía proactividad al PP entendí que no era para imponer, sino para consensuar, negociar, dialogar. Se está haciendo con el PSOE, los agentes sociales y económicos, las instituciones y, lógicamente, de igual manera se tiene que hacer con el PP.

—¿Y con los vecinos? Porque se está hablando mucho con alcaldes, representantes sociales, pero con los vecinos, que son quienes van a tener que vivir con el nuevo modelo...

—La prioridad que tienen en este momento los vecinos de los municipios es el trabajo.

—Recorte a las ayudas al carbón, salida de más papeles del Archivo de Salamanca que usted conoce bien como alcalde, la continua mirada acusadora a las Comunidades sobre el déficit... ¿Está siendo más difícil gobernar y defender Castilla y León con Rajoy que con Zapatero?

—Es que la realidad económica y social que hay ahora, pesada y nefasta herencia del Gobierno socialista, hace que todo sea mucho más complicado en las comunidades autónomas, ayuntamientos y Gobierno de España, no porque esté Rajoy.

—¿Las políticas que se están llevando a cabo desde Madrid pueden desgastar al PP en Castilla y León?

—Las políticas reformistas del Gobierno de España y de la Junta son imprescindibles y necesarias. Tal vez este año sea duro, complicado, pero estoy convencido que el siguiente será menos duro y el siguiente todavía menos y así volveremos por la senda del crecimiento económico y la creación de empleo.

—¿Todas estas medidas, como decía Herrera, se están haciendo con una visión desde Madrid y no adaptada y dialogada con las Comunidades?

—El margen de maniobra de Rajoy era muy limitado y eso, a veces, implica que no se pueda hablar todo lo que se quisiera con las comunidades.

—¿Pero más allá de la inmediatez, no es una visión muy madrileña?

—Madrileña-española, diría yo. Lo primero es que salga España de la crisis y luego habrá que ir reclamando nuestra cuota territorial.

—Usted que forma parte del Comité Ejecutivo del PP nacional, ¿de verdad se escucha a Castilla y León en Génova, en Madrid?

—Sí, sí. Claro que se escucha.

—Parece que hay temas que no se han atendido...

—Puede dar la sensación de eso, pero también con otras comunidades. Castilla y León es escuchada al mismo nivel que cualquier otra. A veces, no por chillar mucho o salir más en los medios se es más escuchado. Se le oye más, pero no se le escucha más. Herrera es una voz escuchada en Génova y en Moncloa. Otra cosa es el margen de maniobra que se pueda tener.

—El otro día, precisamente, Herrera fue bastante crítico y reivindicativo con el Gobierno. Estaba la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a su lado. ¿Cree que le sentó mal el discurso del presidente?

—La cara no se la vi. En estos momentos de tanta crisis, todos tenemos que ser conscientes que tenemos que contribuir con nuestro esfuerzo y análisis crítico. El que viene y sólo te pasa la mano por el lomo y te dice «qué bien lo estás haciendo», eso no vale. Igual que Herrera escucha a alcaldes y presidentes de diputación, el Gobierno de Rajoy tiene que escuchar a los presidentes de comunidades, alcaldes y agentes sociales...

—¿El hecho de que Herrera tenga una fecha de salida le hace más libre a la hora de ser más reivindicativo?

—No. Es una persona cabal, coherente, sensata. No hace las cosas pensando en si se va a ir, sino pasándolo por el tamiz del interés de la Comunidad, de las personas que viven aquí.

—¿Con la entrada de Julio Villarrubia como nuevo secretario regional del PSOE hay algún cambio respecto a Óscar López, además de que éste vive en Castilla y León?

—Le pido al PSOE que, ya que han sido responsables del paro, de la deuda, del despilfarro, de la situación de descrédito de la clase política, que ayuden. Es fundamental el PSOE para vertebrar la Comunidad y para los grandes pactos. Y al nuevo secretario regional le pido que mande, que rompa con esa bicefalia, que dure más que los anteriores porque es necesario que los líderes se consoliden y, sobre todo, lealtad.

—De cara a los congresos provinciales que se avecinan, parece que todo va a ir como la seda, pero hay dos provincias, Valladolid, con un candidato alternativo, y Soria, con una división entre la parte de Mar Angulo y Posada. ¿Cómo van a discurrir?

—Como premisa general, el partido en estos momentos necesita estabilidad y los presidentes, candidatos a la presidencia, garantizan esa estabilidad al partido y a las instituciones. No hablaría de división en Soria, hablaría de discrepancia. En el caso de Valladolid, vamos a ver que es lo que ocurre. Como secretario regional tengo que mantener la neutralidad.