El número de tratamientos para dejar de fumar creció un 13% en 2011

Más de 58.000 personas recurrieron al médico de familia para abandonar el tabaco

VALLADOLID Actualizado:

Uno de los efectos directos de la Ley contra el Tabaquismo, que entró en vigor el 2 de enero de hace un año, ha sido el incremento significativo de fumadores conscientes de la necesidad de dejar este hábito perjudicial para su salud, además de para las personas de su entorno. Según los datos facilitados ayer por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, en el primer año de vigor de la nueva normativa que prohibe el fumar en espacios cerrados de la hostelería, el número de personas que solicitaron tratamientos ofertados por el Sacyl para dejar de fumar ofertados se incrementó en un 13 por ciento respecto a 2010, alcanzado la cifra de 58.210 pacientes frente a los 51.540 de un año antes.

Según los datos dados a conocer por el departamento autonómico que dirige Antonio Sáez, los hombres y las mujeres que optaron por poner remedio médico a su adicción anduvieron a la par —29.731 y 28.479, respectivamente—, frente al mayor desequilibrio, a favor del género femenino, en la estadística de 2010, cuando fueron 25.706 hombres y 25.834 mujeres, de lo que se deduce que los varones han percibido más profundamente la necesidad tanto de cuidar de su salud como adquirir hábitos saludables para con sus entornos social y laboral.

Por áreas de salud, el resumen provisional de los tratamientos demandados en 2011 fue el siguiente: Ávila, 965 (el año anterior, la demanda alcanzó las 1.801 peticiones); Burgos, 3.976 (2.810); León, 10.483 (7.175); El Bierzo, 5.001 (2.375); Palencia, 1.477 (2.697); Salamanca, 10.148 (9.152); Segovia, 7.711 (6.030); Soria, 3.083 (1.403); Valladolid Este, 5.166 (5.381); Valladolid Oeste, 7.313 (9.822); y Zamora, 2.887 (2.894).

Según se señala desde la Consejería de Sanidad, «aunque los datos autonómicos son muy positivos, con un incremento cercano al 13 por ciento de los pacientes que han accedido durante el último ejercicio a esta prestación, la variabilidad en las cifras provinciales responde a que, en algunas de las áreas, se obtuvieron en 2010 estadísticas acumuladas muy favorables, con una gran participación en este programa preventivo», por lo que su situación de partida preveía que sus índices de mejora serían menores, tanto respeto a otras áreas de salud como a sus propios datos anteriores.

Paralelamente, desde este departamento del Gobierno castellano y leones se realizó una labor de control e inspección para el cumplimiento de la nueva normativa contra el tabaquismo, tal como se recoge en las normativas autonómica y nacional. Así el año pasado se efectuaron 8.412 inspecciones en espacios hosteleros y laborales de la Comunidad Autónoma. De esa tarea inspectora, provisionalmente, se derivaron un total de 344 expedientes sancionadores, que por el momento han supuesto 172 sanciones.

Las más sancionadas

Según la información facilitada, la provincia con más sanciones fue Burgos, con 54, lo que supone casi un tercio del total, seguida por Ávila (24) y Zamora (23), mientras que la provincia más cumplidora fue Soria con sólo dos sanciones. Curiosamente, las dos provincias más pobladas, León y Valladolid de la región, acabaron 2011 con 12 y 15 sanciones, respectivamente.

La labor inspectora que se desarrolla en Castilla y León responde a una doble motivación: por un lado, dar respuesta a las denuncias presentadas ante los correspondientes órganos competentes; y por otro, atender a la planificación de inspección y de control de la Consejería de Sanidad y que supone que los distintos servicios territoriales, a través de sus inspectores, alcancen el número mensualmente previsto de visitas a establecimientos de distinta índole, durante las cuales se comprueba el cumplimiento de la legislación vigente.