Nuevas dimisiones agravan la crisis del PSOE, pero López ve al partido «unido»
López y Alonso contemplan la interpretación de un músico en la Fiesta de la Roda en León - A. M. DÍEZ

Nuevas dimisiones agravan la crisis del PSOE, pero López ve al partido «unido»

La Ejecutiva de Benavente renuncia y pide al secretario regional que se marche por ser el «responsable» de «imponer» a Camacho en Zamora

LEÓN/ZAMORA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En el circo montado por el PSOE a cuenta de la elaboración de las listas al Congreso y al Senado de cara a las elecciones generales del próximo 20 de noviembre brindó ayer un nuevo espectáculo. Mientras el secretario general de la formación en Castilla y León, Óscar López, defendía en León la «unidad» del partido, unos kilómetros más abajo en el mapa de la Comunidad, la Ejecutiva socialista de Benavente (Zamora) acordaba «por unanimidad» presentar su dimisión en bloque. La propuesta de la dirección autonómica y federal de colocar al ministro del Interior, Antonio Camacho, como cabeza de lista en Zamora pese a no tener vinculación con esa circunscripción y obviando en cuenta la postura provincial, ha reabierto una herida que aún estaba tratando de cicatrizar después de que de cara a las elecciones municipales y autonómicas del pasado 22 de mayo Valladolid y Madrid impusieran su criterio al resultado de las bases.

Es la segunda dimisión a la que tiene que hacer frente López en poco más de 48 horas. Después de que el viernes el secretario provincial de los socialistas zamoranos, Carlos Hernández, anunciase su marcha al frente del partido «porque ya no confío en la democracia interna del PSCL ni en buena parte de la Ejecutiva Federal», a las que acusó de actuar con «opacidad y rencor», ayer fue la Ejecutiva del PSOE de Benavente la que, reunida en sesión extraordinaria, decidió por unanimidad presentar su dimisión, informa Ical.

Y no paró ahí el devenir de la polémica, que sigue levantando mucha polvareda. Además, los socialistas benaventanos pidieron la dimisión de López, al que apuntaron directamente como «responsable» del sonoro episodio de «imponer» a Camacho como cabeza de lista a la Cámara Baja por Zamora en detrimento de su paisano y aún diputado Jesús Cuadrado, que, a la vista de los acontecimientos, el viernes por la tarde también anunció que renunciaba a sus aspiraciones de liderar la lista.

Desde el PSOE de Benavente —donde el apoyo de los militantes fue unánime para Cuadrado—, criticaron la designación de Camacho «antes de haberse reunido las asambleas convocadas para elegir las candidaturas al Congreso y al Senado», a la vez que expresaron su malestar por «la confusión creada» en el recuento de votos.

«Esta actuación daña la dignidad política y personal de todos los militantes y consideramos que atenta a lo que han sido las señas de identidad de esta partido», subrayaron.

Mientra, el secretario general del PSCL, que ayer participó en León en la tradicional Fiesta de la Rosa, intentó quitar hierro al asunto.

«Gente de nivel»

Así, incidió en afirmar que en Castilla y León se van a presentar unas candidaturas para las elecciones nacionales del 20 de noviembre «muy potentes» e integradas por «gente de nivel, con una trayectoria, prestigio, formación y servicio a este país incuestionable» y, sobre todo, «con un proyecto político» encaminado a ganar los comicios del 20-N. Es más, ignorando el cisma provocado en el seno de la formación de la rosa, López defendió la «fortaleza» y «unidad» actual del PSOE.

El líder socialista, que hoy presidirá en Valladolid la Comisión Ejecutiva Permanente en la que se abordará la propuesta de gestora para dirigir el partido en Zamora, insistió en que la formación es una organización «profundamente democrática» y, por ello, consideró «normal» que surjan «opiniones diferentes», dado que «los compañeros opinan libremente». Así, destacó que respeta «los distintos» puntos de vista que puedan surgir frente a lo que se hace en «otros partidos» como es el caso «del Partido Popular», que, según aseguró, que funciona mediante el sistema del «dedazo».

Dicho esto, el secretario general del PSOE en la Comunidad destacó que «pocos territorios pueden presumir de tener unas candidaturas como las que va a llevar el Partido Socialista de Castilla y León» el 20-N. Sin embargo, aseguró que «lo que interesa a los ciudadanos en estos momentos» es el proyecto político del candidato nacional, Alfredo Pérez Rubalcaba, que, vaticinó, será el próximo presidente del Gobierno porque «sabe dónde quiere ir», «hace propuestas» y «dice cómo financiarlas».

López recordó también que «vivimos momentos de dificultad» y que «hay mucha gente pasándolo mal» debido a la crisis económica. En este sentido, subrayó que «en los últimos años han caído bancos, multinacionales y países como Irlanda, Grecia o Portugal», mientras que «España no ha caído porque ha tenido un presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, valiente y que ha defendido este país».

Así, pidió a los ciudadanos su apoyo durante la próxima cita electoral «para defender el estado del bienestar, una salida justa de esta crisis, para hacer que España siga avanzando en libertades y derechos, que no se quede nadie en la estacada y siga habiendo políticas sociales en el país sin los recortazos del PP allí donde gobierna».