Air Nostrum vincula la continuidad de sus vuelos a los fondos públicos

El contrato de 37 millones con la Junta podría contrarrestarla caída de viajeros en Catilla y León

VALLADOLID Actualizado:

Con la llegada de la temporada de verano Air Nostrum adecuará la oferta a la demanda y reducirá sus operaciones comerciales, cerrando buena parte de sus conexiones deficitarias. La compañía opera en los cuatro aeropuertos de la Comunidad, y en tres de ellos en solitario: Burgos, Salamanca y León, habiendo registrado estos dos últimos en 2011 un considerable descenso del volumen de viajeros que les podría ubicar en la lista negra de la aerolínea en cuanto al número de pasajeros. No obstante, no sólo se tendrá en cuenta el volumen de billetes vendidos, ya que, al final, aunque una aeródromo no pueda ser autosuficiente existen otros factores que les pueden convertir en rentables, explican desde la empresa valenciana. En este marco, entran en juego los fondos públicos invertidos en empresas aéreas, que en el caso del contrato de la Junta con la franquicia de Iberia asciende a 37,2 millones de euros. Un montante que si contrarresta las cifras negativas sería el aval suficiente para mantener los vuelos.

Son cinco las variables que se están analizando estos días en Air Nostrum para adoptar la decisión de cierre de conexiones: billetes vendidos individualmente, aquellos que se adquieren en paquetes, carga de mensajería y paquetería, vuelos chárter y publicidad. Pues bien, entre 2007 y 2011 Air Nostrum recibió cien millones de euros procedentes de acuerdos de promoción turística con entes autonómicas. En estas ayudas, la Junta habría participado con una aportación económica que supone un 37 por ciento por ciento del total nacional.

El tanto que se sumarían los aeródromos de Castilla y León no es un argumento disparatado teniendo en cuenta la capacidad de los fondos público de hacer viables algunas rutas deficitarias o, al menos, minorar el impacto negativo de factores que interfieren en los beneficios de las aerolíneas. Por ello, la importante aportación de la Junta al conjunto de ingresos que la compañía recibe por la vía de las administraciones públicas tiene la potencialidad de cobrar peso en esta criba de Air Nostrum en un contexto aéreo en el que se registra un descenso de viajeros, del ingreso medio por pasajero y de la utilización de las tarifas de negocio. Una caída generalizada que coincide además con una incesante subida del precio del carburante.

Reducción de salario

La decisión sobre la disminución de operaciones se conocerá antes del 25 de marzo, fecha en la que ya se aplicará el nuevo mapa de rutas. Air Nostrum reducirá su flota «temporalmente» y dejará en tierra una suma de quince aviones. De cara a ese ajuste, la compañía valenciana ha presentado esta semana un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que supone una bajada de salario y jornada para sus más de 1.800 trabajadores. Esta medida es consecuencia de una menor producción a partir del mes que viene, según señalan desde la compañía, que descartan despidos adicionales entre la plantilla.