López avisa que «ni Ávila ni Castilla y León son un cortijo»
Díaz de Mera, Acebes, López y Chamorro se saludan en su «fortuito» encuentro en Ávila - ICAL

López avisa que «ni Ávila ni Castilla y León son un cortijo»

El presidente del Senado pidió a los electores «que se atrevan con el cambio»

MONTSE SERRADOR
ÁVILA Actualizado:

En el ecuador de la campaña electoral, el «Puro Cambio Bus», que lleva recorridos casi 3.000 kilómetros por toda la Comunidad, hizo parada ayer en la provincia de Ávila, donde las dos caravanas electorales del PP y del PSOE volvieron a coincidir, sin que tampoco se produjera al deseado encuentro entre Óscar López y Juan Vicente Herrera. Y eso que desde primera hora de la mañana, el candidato socialista estuvo caldeando el ambiente y lanzó un reto al candidato popular para que acabados los dos mítines en la ciudad amurallada, fuesen «juntitos» en el mismo coche hacia Valladolid para participar en el debate que a las diez y media de la noche se iba a celebrar en RTCYL sin la presencia de Herrera. Tampoco en esta ocasión López vio satisfecha su demanda.

Durante el mitin y después de que estuvieran en la plaza del Mercado Grande a menos de 50 metros uno del otro, el candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta lanzó toda su artillería contra el PP para decir que «estábamos en una plaza llena de gaviotas que han echado a volar cuando hemos llegado los socialistas».

«Cuestión personal»

López mostró su convencimiento de que su contrincante no quería encontrarse con él para no negarle el debate, una actitud que consideró «una cuestión personal» cuando «en política, como en lo personal, hay que mirar a los ojos de la gente». Lanzó entonces un aviso a la provincia con mayor porcentaje de votos de la Comunidad: «Ávila y Castilla y León no son el cortijo de nadie y la calle es de todos».Por su parte, el presidente del Senado, Javier Rojo, que cerró el acto público en un abarrotado auditorio del Monasterio de Santa Ana, también se refirió al debate para asegurar que «tienen miedo a debatir porque tienen el poder pero no tienen ideas». Rojo pidió a los electores que «se atrevan con el cambio, que no pasa nada».

Por la mañana, Óscar López, hizo un recorrido por el Valle del Tiétar, y se comprometió en Candeleda a crear parques comarcales de bomberos y a elaborar una ley de incendios forestales «en una zona tan sensibilizada con el problema de los incendios como es el Valle del Tiétar. También anunció, si gana las elecciones, su intención de construir un hospital comarcal para la zona.

Con este mismo paisaje desgranó las líneas generales de su programa electoral en materia de agricultura y ganadería, entre las que destacó la apuesta por la biomasa y, para ello, por la construcción de una planta que aproveche esta materia para la generación de energía. Fue la reivindicación de unos precios justos para los agricultores, con la creación de un observatorio, en lo que más insistió el candidato socialista, así como en la modernización del campo haciéndolo más competitivo y en el impulso de la industria de transformación».