La Junta flexibilizará la caza para mejorar el control del lobo
Antonio Silván, con los representantes de la Opas, ayer antes del inicio de la reunión sobre el lobo - F. HERAS

La Junta flexibilizará la caza para mejorar el control del lobo

Las organizaciones agrarias aplauden las medidas de prevención, pero rechazan el seguro

VALLADOLID Actualizado:

Con «claros y oscuros»», porque hay extremos en los que las posiciones siguen siendo distantes, pero con la sensación de que se ha abierto una vía de entendimiento sobre el control y gestión del lobo en Castilla y León para conseguir que la existencia de esta especie sea «compatible» con la actividad ganadera. Así terminó ayer la reunión entre el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, y las organizaciones profesionales agrarias Asaja, Uccl, UPA y Coag, en la que la Junta puso sobre la mesa las líneas generales de por dónde caminará la reforma del Plan de Gestión y Conservación de estos cánidos en las que se incide en las soluciones preventivas y de control, además de las compensatorias, porque «de nada sirve compensar si no se trata el problema de raíz» aseguró Silván.

En este sentido, una de las medidas con mejor acogida por parte de las organizaciones agrarias, prudentes en su valoración hasta ver si se cumple efectivamente y da resultados, es la que tiene que ver con la caza del lobo. Se pondrá un marcha un nuevo modelo para cumplir con los cupos de caza. «Son conscientes de que donde hay lobos no pude haber ganadería», destacó desde Asaja José Antonio Turrado. El objetivo, que realmente se abatan todas las cabezas autorizadas, pues lo habitual es que sólo se acabe con un cuarto de las más de 130 cabezas permitidas cada temporada. En este objetivo de acabar con el «desequilibrio» generado, la Consejería busca también la complicidad de los cazadores y Silván ya se reunió la semana pasada con la Federación Regional. Se «flexibilizará» el mecanismo para la caza, sólo autorizada al norte del Duero. Sin embargo, la Junta sigue en su empeño de lograr «unificar» el estatus cinegético del lobo a ambas márgenes y así se lo planteará el consejero al ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en la reunión que tendrán mañana, a la que acudirá con los datos que demuestran que ya «no es una especie amenazada», pues su población «está en expansión» y «asentada», con 126 manadas seguras y otras 66 probables. Solicitará a Cañete que se inicie el procedimiento correspondiente ante Comisión Europea —que tiene las competencias— para que los lobos tengan consideración de especie cinegética en toda la Comunidad.

Además, se instalarán comederos y muladares, para lo que Fomento y Medio Ambiente ya trabaja con Agricultura y Ganadería en el decreto que adapte la normativa nacional que permite instalar estos espacios de alimentación para fauna silvestre. La entrega de mastines y ayudas al vallado también forman parte de las medidas de prevención, acompañadas de la compensación a través del seguro que deben suscribir los ganaderos, y que la junta prevé compensar con ayudas. Sin embargo, la póliza es un requisito que las Opas no aceptan. «No vamos a aceptarlo nunca», reiteró, Jesús Antonio Muñoz de Uccl. Desde la Alianza por la Unidad del Campo, Julio López (UPA) y Aurelio Pérez (Coag), advirtieron de que «no aceptamos que no haya indemnizaciones vía patrimonio» y seguirán acudiendo a los tribunales, con el aval de las sentencias que obligan a la Junta pagar por los daños del lobo.