La Junta dibuja 28 zonas a revitalizar con el plan de desarrollo rural
Silván, De Santiago-Juárez y Clemente, ayer en la reunión de Comisión General de Coordinación Territorial - ICAL

La Junta dibuja 28 zonas a revitalizar con el plan de desarrollo rural

Confía en firmar este año el acuerdo con el Gobierno para invertir 364 millones hasta 2016

ISABEL JIMENO
VALLADOLID Actualizado:

La Junta de Castilla y León confía en firmar con el Gobierno central antes de que acabe el año el acuerdo para poner en marcha los proyectos del programa de desarrollo rural sostenible, surgido de la ley en la misma dirección, con el objetivo de comenzar a llevarlos a cabo en 2012. En la Comunidad, se han configurado 28 zonas a revitalizar que engloban al 1.702 de los 2.248 municipios, con una población que supera los 643.000 habitantes y se extiende por el 77 por ciento de los 94.000 kilómetros cuadrados de la región. Así lo dio a conocer ayer el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, después de que la titular de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, informase en la Comisión de Coordinación a los delegados territoriales del estado del proyecto, para cuyo seguimiento se crearán varias comisiones.

En esas 28 zonas a revitalizar (dos en Ávila, cuatro en Burgos, tres en León, cuatro en Palencia, cuatro en Segovia, dos en Segovia, cuatro en Soria, una en Valladolid y cuatro en Zamora), se ha pactado la posibilidad de realizar 664 actuaciones (inversiones en infraestructuras, actuaciones medioambientales o servicios esenciales) para las que ambos gobiernos se han comprometido a aportar 162 millones de euros cada una entre 2012 y 2016 (unos 32 millones al año la Junta y otros tantos el Gobierno).

Pese a las dificultades presupuestarias, el también portavoz confirmó que la Junta «está dispuesta» a aportar su parte ya a partir de 2012. «Al final es priorizar líneas, porque se trata de dinamizar zonas que lo requieren», dijo De Santiago-Juárez, quien confió en el el resultado del 20-N no afecte al «compromiso» de firmar este año, después de realizar arduo trabajo para cerrar el mapa de zonas, dada la extensión y carácter eminentemente rural de Castilla y León.