La Junta cataloga 4.887 bienes de patrimonio industrial en la región
La consejera de Cultura inauguró la muestra «100 elementos del Patrimonio en España» - ICAL

La Junta cataloga 4.887 bienes de patrimonio industrial en la región

Alicia García plantea crear «un producto turístico» que «ponga en valor» estos recursos

DIEGO LUIS GONZÁLEZ
PONFERRADA Actualizado:

La consejera de Cultura y Turismo, Alicia García, presentó ayer en la localidad leonesa de Sabero, el primer inventario del Patrimonio Industrial de Castilla y León. Ese trabajo, desarrollado a lo largo de los últimos cinco años, identifica y constata la existencia de más de 4.800 bienes de esta naturaleza en Castilla y León. La provincia de León, con un total de 1.325 bienes industriales, es la que reúne a más elementos de estas características. Suponen, de hecho, el 28 por ciento de los «monumentos» que ha legado la incipiente industria a lo largo de los últimos más de cien años. Por detrás aparecen el resto de provincia de Castilla y León. En Ávila, se han inventariado 234 bienes, 546 en Burgos, otros 476 en Palencia, 598 en Salamanca, 490 en Segovia, 458 en Soria, 455 en Valladolid y 305 en Zamora. El alto número de bienes catalogados en la provincia leonesa es consecuencia de su extensión territorial, la elevada dispersión poblacional de sus municipios, el inmenso desarrollo del sector de las actividades mineras y la elevada cantidad de bienes vinculados a la industria agroalimentaria, esencialmente, la harinera.

De hecho, el sector del carbón aporta la gran mayoría de bienes, con dos terceras partes de los monumentos que han sido inventariados. En ese capítulo destacan, sobre todo, lugares como los pozos Julia, de Fabero; María, de Caboalles de Abajo; Herrera e Ibarra, en La Pola de Gordón; o lavaderos de carbón, como el que utilizó la desaparecida empresa «Antracitas de Fabero». Hay otros «ejemplos singulares», como los vestigios de los Cotos Wagner y Vivaldi, que explotó MSP en el Bierzo. Sus cargaderos constituyen «bienes de primer orden», según indica este estudio. La minería del wolframio también tiene su representación, con los restos de las explotaciones y el poblado que se levantó en las montañas próximas a la Peña del Seo, en el municipio berciano de Corullón. En el otro extremo de la provincia leonesa, figuran las instalaciones ligadas a minas del mercurio, en Lois; oro, en Luyego; plomo; antimonio y talco, en Boñar.

Alicia García advirtió que con esta iniciativa Castilla y León se suma al «homenaje del reconocimiento científico», en torno al patrimonio industrial en España. Desde ahora, y con la base de este meticuloso trabajo, el gobierno autonómico se plantea el desarrollo de un «producto turístico, que sea capaz de aprovechar el valor turístico de estos recursos industriales». La consejera apostilló que hay que ver «los tiempos de crisis como tiempos de innovación y poner sobre la mesa un reto principal: buscar nuevas fórmulas para poner en valor este patrimonio» que puede contribuir a «dinamizar el desarrollo económico de las localidades de su entorno». Al mismo tiempo, la Junta desarrollará instrumentos que permitan su «adecuada gestión», además de su conservación y difusión.

El inventario de los bienes que son Patrimonio Industrial de Castilla y León incluye ferrerías, molinos, harineras, fábricas de embutidos, gaseosas, de alcohol, de vinos o de azúcar, textiles y hasta industrias químicas o de fabricación de ladrillos, tejas y baldosas.