Dos peregrinos, a su paso por la localidad palentina de Fromista - F. HERAS

Jacobeo a mitad de camino

Balance «satisfactorio» del Año Santo entre las asociaciones del Camino de Santiago en Castilla y León pese a que el aumento de peregrinos no fue el esperado. Temen que se imponga la moda de «los últimos cien kilómetros»

H. DÍAZ
VAlladolid Actualizado:

La Puerta del Perdón de la iglesia de Villafranca del Bierzo echó el cierre el pasado 31 de diciembre hasta el próximo Año Santo y ahora toca hacer balances. 2010 ha dejado un buen sabor de boca entre los miembros de las asociaciones de los distintos Caminos de Santiago pero no tan dulce como esperaban, ya que el incremento del número de visitantes ha sido menor del previsto, sobre todo en la «joya de la corona» de estas vías de peregrinación, el Camino Francés. ¿El motivo? Algunos, como el presidente de la Asociación del Camino de Santiago de Burgos, Jesús Aguirre, lo achaca a «la moda de realizar los últimos cien kilómetros de la ruta». Algo que también cree la presidenta de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina», Beatriz Gallego, quien piensa que han sido muchos los que han optado por ir desde Sarria, ya en Galicia, y hacer justo los kilómetros del Camino que permiten obtener la Compostela. Un motivo que también explicaría el brusco descenso de peregrinos que atravesaron la comarca leonesa del Bierzo en 2010 respecto al anterior Año Santo. En concreto, fueron unos 25.000, 7.000 caminantes menos que en 2004, según los datos facilitados a Efe por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago del Bierzo, que con 130 socios lleva 23 años guiando al caminante en su recorrido y ofreciéndole hospedaje —gestiona tres albergues—.

No obstante, Jesús Aguirre confía en que esta práctica sea motivo de la «fiebre» del Año Jubileo y no se haga extensiva «ya que no se corresponde con el verdadero sentido del Camino de Santiago», señaló a Ical. Expectativas al margen, lo cierto es que el número de pernoctaciones en el albergue de la capital burgalesa, una de las paradas más frecuentadas en el Camino Francés —absorvieron un 70 por ciento de la totalidad de los visitantes—, creció respecto al anterior Año Santo y también respecto a 2009 —en concreto, un 4 por ciento—, con un total de 28.021 visitantes. Alemania, Francia, Italia y Corea siguen siendo, allende nuestras fronteras, los países de origen fundamentales de los caminantes que se hospedaron en el albergue burgalés, según expuso ayer Jesús Aguirre, y aunque «no haya habido tantos «como se pensó en un primer momento» da por «cumplidas sus expectativas», ya que es consciente de que siendo el Camino Francés «la ruta por excelencia» cada vez se va notando más la promoción de otras rutas alternativas.

También es uno de los motivos esgrimidos por la presidenta de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Mansilla de las Mulas, Estefanía López, que califica el Año Santo de «bastante desigual»: «el mayor número de peregrinos se produjo en mayo y junio; julio curiosamente bajó un poco y luego hasta octubre hubo otro repunte», explica, aunque insiste que «en comparación con el anterior Jacobeo, en 2004», al menos por los albergues de esta comarca, la presencia «ha sido un poco inferior». No obstante, al margen de los resultados obtenidos, la presidenta de la agrupación leonesa, que cuenta actualmente con 185 socios, alaba el apoyo que se le ha brindado desde las distintas instituciones —Diputación, Ayuntamiento y Junta— que, entre otras iniciativas, ha permitido instalar una estatua del apóstol en el cruce del Camino Francés y Vía Trajana, así como el montaje de atriles donde se explica qué se puede ver en la zona.

Instalación de balizas

La instalación de estas balizas ha sido una de las principales iniciativas llevadas a cabo a lo largo de todo el Camino Francés. También en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, según señala el presidente de Amigos del Camino de Santiago de esta zona, Andrés Terrazas. El presidente de esta agrupación sí ha notado «un ligero incremento» de peregrinos, fundamentalmente europeos, en los albergues de la comarca —engloba las localidades de Puebla de Arlanzón, Pancorbo, la propia Miranda de Ebro y Briviesca—.

De este ligero incremento también da cuenta la presidenta de la asociación leonesa «Pulchra Leonina», Beatriz Gallego, quien explica el hecho de que no haya habido tantos caminantes como se esperaba porque «los años santos pueden animar a un tipo de peregrinos pero espantar a otros ante el miedo a encontrar mucho jaleo». En concreto, uno de los albergues que gestiona esta agrupación con más de 200 socios, el de las Carbajalas, tuvo este año un total de 23.418 peregrinos, con una variación de 113 respecto a 2009, mientras que en el albergue municipal se registraron 10.251 caminantes, algo más de 700 respecto al año anterior.