Un incendio calcina el albergue de peregrinos de Villafranca

Los bomberos tardaron horas el apagar el fuego, que se reprodujo horas después

ABC
PONFERRADA Actualizado:

Un virulento incendio calcinó este fin de semana totalmente el albergue de peregrinos y restaurante de la finca Viña Femita, en la localidad leonesa de Villafranca del Bierzo. Según confirmaron a Ical los bomberos de Ponferrada, las llamas se originaron sobre las nueve de la noche del viernes mientras los propietarios del establecimiento se encontraban en el interior del restaurante. Fue su propio hijo quien les alertó del fuego.

Hasta el lugar se desplazaron dos dotaciones de los bomberos, cuya rápida intervención impidió que las llamas se propagasen a las viviendas colindantes. Aún así, el albergue quedó totalmente calcinado. El interior, destruido por completo, quedó fundido a blanco y negro, incluso con las vigas de la techumbre sobre el suelo.

«Muy preocupados y con mucho miedo de que no se extendiera el fuego y con la tristeza de que se les quemaba todo a esta familia, que se queda sin nada». Así reconoció a Ical sentirse la alcaldesa de Villafranca del Bierzo, Conchi López, con este suceso.

Las labores de extinción se prolongaron durante horas y los bomberos no dieron por controlado el incendio en Viña Femita, ubicada en lo que era la antigua licorera, hasta las dos de la madrugada. Aún así, ayer por la mañana el fuego se volvió a reproducir, lo que obligó a enviar de nuevo una dotación de bomberos desde Ponferrada, que a lo largo del día se tuvo que emplear a fondo hasta la completa extinción del incendio.

A la luz del día, el panorama del interior del albergue de peregrinos totalmente convertido en cenizas, con la techumbre derruida, era desalentador.

Intoxicados

Por otra parte, una mujer de 25 años de edad y tres menores de entre siete y trece años años resultaron intoxicados en la noche del viernes por monóxido de carbono, según indicaron fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León, 112, quienes recibieron el aviso en torno a las 21 horas en el que se informaba de que tres menores se encontraban mal en su domicilio de la calle del Procurador en Burgos. En el lugar, los facultativos atendieron a cuatro afectados: una mujer de 25 años, F. E. G. M., que tuvo que ser trasladada en UVI móvil al hospital de Burgos, al igual que una niña de siete años. Mientras que a los otros dos niños, ambos de trece años de edad, se les evacuó en ambulancia también hasta el mismo centro.

En Salamanca, una mujer de 61 años también tuvo que ser hospitalizada después de sufrir una intoxicación por monóxido de carbono de una caldera de carbón, en su domicilio en Castellanos de Villiquera pasadas las 16.15 horas.