Hontomín captura gases

En la localidad burgalesa arrancan este mes las obras de la Planta de Desarrollo Tecnológico de Almacenamiento de CO2

BURGOS Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las obras en la Planta de Desarrollo Tecnológico de Almacenamiento de CO2 de Hontomín comenzarán este mes, convirtiendo a esta localidad burgalesa en un referente internacional. El proyecto de la Ciudad de la Energía (Ciuden) supone una inversión superior a los 50 millones de euros y en estas instalaciones trabajarán alrededor de 150 científicos. El director de Geología de Ciuden, Andrés Pérez-Estaún, explica que durante los primeros cinco meses del año se harán las tareas de la obra civil y la construcción de una plataforma de 25.000 metros cuadrados. Serán los primeros pasos de la ejecución material de esta planta que llegará a ocupar una superficie de 143.000 metros cuadrados. En octubre se realizarán las torres de sondeo que tendrán 1.600 metros de profundidad y llegarán hasta el lugar donde se encuentra el tipo de roca específico que, según se ha analizado en los sondeos previos, es el idóneo para el almacenamiento de CO2 —uno de los gases causantes del efecto invernadero— en condiciones de seguridad.

En este sentido, Andrés Pérez-Estaún insiste en la importancia de los trabajos de investigación llevados a cabo hasta estos momentos, puesto que «esta planta no se puede ubicar en cualquier lugar» y se ha comprobado que las características geológicas de Hontomín son las «más adecuadas».

Por eso, Ciuden ha ido un paso más allá y este año se materializará la construcción de la planta de desarrollo en la que se llevarán a la práctica muchas de las investigaciones teóricas sobre este tipo de energía. Pérez-Estaún señala que alrededor de 150 científicos de distintas áreas trabajarán directamente vinculados con la Planta de Desarrollo Tecnológico de almacenamiento de CO2 y, además, ya existen contactos con equipos de investigación de distintos países para los que la localidad burgalesa de Hontomín será un lugar de «referencia internacional» a la hora de probar la eficacia de las técnicas vinculadas al dióxido de carbono.

Centro de Interpretación

El director de Geología de la Fundación Ciudad de la Energía subraya que además de la investigación científica, este proyecto pretende acercar todo lo relacionado con el almacenamiento de Dióxido de Carbono a la sociedad en general, por lo que la planta de Hontomín tendrá su propio centro de interpretación. Estas instalaciones estarán colocadas sobre el edificio y los ciudadanos podrán visitarlo para conocer todo lo relativo al almacenamiento de CO2 desde un punto de vista práctico y «muy visual». Allí podrán «ver lo que estamos haciendo en la planta, dónde está el CO2, a dónde llegamos, que ocurre con el CO2» para que comprueben personalmente las características de una «tecnología utilizable y segura» que, según Pérez-Estaún, será una de las claves del futuro.

De este modo, desde Ciuden se espera que la planta de Hontomín sirva para transmitir a la opinión pública las posibilidades de las tecnologías de captura, transporte y almacenamiento de CO2. Andrés Pérez-Estaún espera, además, que sus investigaciones sirvan también para «alertar a las administraciones del esfuerzo tecnológico, inversor y de regulación que queda por hacer» en todo lo relacionado con el dióxido de carbono.

Estrategia europea

Este proyecto se enmarca en la Estrategia Europea contra el Cambio climático, ya que la Agencia Internacional de la Energía considera que las tecnologías de captura y almacenamiento de CO2 (CAC) pueden ser la segunda medida más eficaz para reducir las emisiones de Dióxido de Carbono, por detrás de la eficiencia energética y por delante de las energías renovables.

En este contexto, el Gobierno creó en 2006 la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) para crear y operar un centro de investigación para el desarrollo de tecnologías en condiciones de respeto al medio ambiente y en compatibilidad con los objetivos nacionales e internacionales contra el cambio climático. Ciuden ya tiene en marcha en la localidad berciana de Cubillos del Sil (León) una de las plantas de investigación más completas del mundo para sondear la captura de CO2, a la que se suma la burgalesa de Hontomín para investigar el almacenamiento en formaciones geológicas con agua salobre.