Herrera se marca el reto «ambicioso» de aumentar el turismo extranjero

Asegura que el sector turístico sigue siendo el motor «estable» de la economía regional

HENAR DÍAZ
VALLADOLID Actualizado:

Sólo un 19 por ciento de los turistas que visitó el año pasado Castilla y León son extranjeros. Con esta premisa el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se marcó ayer un «ambicioso» reto: aprovechar este nicho de mercado en el que «tenemos una gran capacidad para crecer». Así lo señaló ayer durante la visita que realizó, acompañado de la consejera del ramo, Alicia García, a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebra estos días en Madrid.

Con este certamen como punto de partida para «acceder al exterior», el dirigente regional enumeró las «prioridades» de la Junta para incrementar el turismo extranjero. Precisó que el objetivo es «consolidar y ampliar» aquellos mercados donde la región tiene actualmente mayor presencia, como Portugal, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Brasil, además de hacerse un hueco en otros «donde hemos captado una gran capacidad de crecimiento», apuntando entre ellos a México, Estados Unidos y Japón. Para ello, explicó Herrera, el Gobierno regional aprovechará el posicionamiento internacional de la «marca España», un distintivo «competitivo y de prestigio», y bajo cuyo paraguas —reconoció el presidente— Castilla y León tiene «una extraordinaria oportunidad» de promocionarse en todo el mundo, «una de nuestras asignaturas pendientes», a la vez que la región aporta al marchamo su «experiencia» en sectores como el turismo de interior, cultural y artístico. «Queremos utilizar esa proyección exterior», insistió dirigiéndose al recién estrenado delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, para llegar a aquellos lugares «donde nuestra experiencia y nuestras posibilidades van a ser uno de los elementos enriquecedores y bien valorados por la demanda turística».

Así, entre esas «posibilidades» el dirigente regional citó a las ciudades Patrimonio de la Humanidad, el Camino de Santiago, la ruta del Duero —«en todos sus aspectos: etnoturístico, patrimonial, de naturaleza...»— y el turismo idiomático. «Vamos a dar prioridad a estos cuatro emblemas que son bien conocidos en el exterior y tienen un marchamo de prestigio», sostuvo para recordar a continuación que precisamente el pasado jueves se presento ante un grupo de touroperadores japoneses un nuevo producto que ofrece un circuito conjunto por Ávila, Salamanca y Segovia. Asimismo, respecto a la ruta jacobea, consideró que no hace falta que sea Año Santo para que haya un Camino de Santiago «abierto» a la presencia de peregrinos, por lo que la Junta mantendrá en marcha este año programas como el de apertura de monumentos y productos «cinco estrellas» vinculados a la ruta milenaria dirigidos a colectivos con una renta media y alta «que buscan este tipo de productos en los mercados internacionales». Por último en este capítulo , enmarcado también en este conjunto de «emblemas», hizo énfasis en el turismo idiomático: «queremos seguir insistiendo en convertir este tipo de turismo en uno de los principales factores de atracción de extranjeros», detalló, y para conseguirlo citó, entre otros instrumentos, la puesta en marcha del segundo Plan del Español, «con la creación de un consorcio público-privado que aglutine a todos los agentes participantes», ya que, añadió, el español «es una de nuestras claras fortalezas y prioridades».

Una oferta de Comunidad

Pero, la captación de visitantes extranjeros no es el único objetivo que se ha marcado el Ejecutivo regional , que también continúa con los ojos puestos en el mercado interior. Una apuesta que viene refrendada por los números, ya que según citó el Herrera el 81 por ciento de los viajeros que visitan Castilla y León son españoles, y dentro de ellos, el 30 por ciento son madrileños. «Aquí sigue estando nuestro principal mercado», sotuvo, por lo que consideró Fitur «el mejor lugar para desarrollar esta prioridad».

Un objetivo para el que además, recordó, Castilla y León acaba de estrenar una estrategia turística en cuyo marco incluyó el propio expositor de Madrid: un espacio comercial en los que se ofertan los nuevos productos turísticos segmentados por perfiles de demanda. «Hablamos de 191 propuestas concretas de productos comerciales tarifados aportadas por nuestros empresarios y clasificables en distintas categorías definidas en función de la demanda», explicó Herrera, citando entre las categorías el turismo familiar, de aventura, de salud, religioso y gastronómico. «Queremos pasar de un enfoque territorializado de la oferta a una oferta de Comunidad», subrayó.

Pacto

Enmarcado en la mencionada «estrategia», el dirigente regional detalló también, entre sus «prioridades», y enmarcada en esa línea de impulso a la comercialización que se quiere dar desde la Consejería de Cultura y Turismo, la puesta en marcha en el primer semestre de 2012 de un nuevo plan de marketing con especial énfasis en el espacio virtual —agencias on line— , así como la necesidad de alcanzar un pacto institucional, social y empresarial por nuestro desarrollo turístico». Un acuerdo que precisamente se fundamenta, recordó Herrera, en que a pesar de la crisis el turismo sigue siendo «un motor estable de la economía regional». Así, explicó que en 2011, un año con un escenario económico complejo, recibió más de seis millones de viajeros, un 2,8% más que en 2010, mientras que volvió a ser líder en España en turismo rural «con récord histórico» de turistas y pernoctaciones. En concreto, detalló que 6.133.694 personas visitaron Castilla y León en 2010, lo que supuso un incremento del 2,80%, y que realizaron 10.437.852 pernoctaciones, un 1,22% más. Mientras, en el segmento del turismo rural, fueron 844.000 los viajeros y 1.753.171 las pernoctaciones, con un crecimiento del 3,72% y el 0,95, respectivamente. Eso supone que, desde que se disponen el registro estadístico (1998), el año pasado fue el de mejor compartamiento para un sector donde además se ha logrado mantener el número de ocupados de antes de la crisis (2007).