Herrera apuesta por atraer turismo extranjero como «motor» de desarrollo
Herrera coincidió en el encuentro con el embajador de Japón en España - f.heras

Herrera apuesta por atraer turismo extranjero como «motor» de desarrollo

La Junta se centrará en «comercializar» la oferta del sector y hacerla más atractiva en el mercado exterior bajo el paraguas de la marca España

MARÍA GAJATE
VALLADOLID Actualizado:

Internacionalización,especialización, colaboración público-privada y coordinación institucional. Estas son las claves de la estrategia de la Junta de Castilla y León para impulsar el turismo en tiempos de crisis como uno de los «claros motores» para alcanzar la recuperación económica. Así lo aseguró ayer el presidente autonómico, Juan Vicente Herrera, quien apostó por un cambio de estrategia que potencie la comercialización del atractivo de la Comunidad y recalcó la necesidad de atraer al turista extranjero proyectando una «imagen de calidad».

«Existe un pulso, una confianza en el sector privado». En un año se incrementaron en un dos por ciento las plazas hoteleras y Castilla y León fue en 2010 la Comunidad española que más aumentó su indicador de competitividad turística. El viajero es principalmente nacional y seguirá siendo «preferencial, sin menoscabo» del cliente extranjero, un colectivo que en términos nacionales es el protagonista de la subida del volumen de pernoctaciones. Por ello, se plantea ahora una reorientación de la estrategia que enfoque sus esfuerzos a mercados internacionales bajo el cobijo de la marca España y de la mano de Turespaña o el Instituto Cervantes, explicó ayer en la inauguración de la XV Feria de Turismo de Interior (Intur), que se celebra hasta este domingo en Valladolid.

El fin es pasar «de la promoción a la comercialización» del turismo. Una nueva dirección para un sector «dinámico, globalizado y en movimiento, en el que es imprescindible la constante adaptación de la oferta a las necesidades cambiantes de la demanda». La estrategia se actualiza con una planificación de cara a 2012 que verá descender la asistencia a ferias generalistas y que buscará una presencia «más intensa y continuada» en acciones comerciales, tales como las vinculadas a touroperadores. El Camino de Santiago, el español como lengua de aprendizaje, los espacios naturales, las ciudades Patrimonio Mundial o la Ruta del Duero serán algunas de las señas de identidad que la Junta llevará por bandera en esta labor, al ser los recursos más «conocidos e identificables».

La promoción supone «un escaparate para dar a conocer». En ese sentido, «es muy importante lo que hacen ferias como Intur». Sin embargo, no es suficiente si esta actuación no va acompañada de un adecuado posicionamiento de la oferta turística en los canales de distribución del sector. «No es sólo que Castilla y León sea conocida nacional e internacionalmente como un destino turístico de calidad, sino que al final el cliente pueda convertir y transformar ese conocimiento en una decisión de compra», y para ello es necesaria la «presencia del producto turístico en el mayor número de canales de venta posible». A este respecto, entrarían en juego las nuevas tecnologías, por su capacidad para «permitir estar en todos los mercados».

En definitiva, la meta es «actualizar y reforzar» el sector. Para visualizar la oferta en la comercialización del turismos autonómico, Herrera abogó por promover la especialización. En el primer semestre de 2012 se presentará un Plan de Marketing Turístico para la segmentación de los recursos. Se crearán cinco paquetes enfocados al turismo familiar, de aventuras, religioso, de salud y gastronómico. Los recursos pasarán así a «bienes diferenciados, completos, nítidos y competitivos en el ámbito internacional» y dejarán así de ser reclamos «aislados». Todos ellos se aglutinarán bajo la imagen turística «Castilla y León es vida», adaptado a la Marca Territorio.

«Los protagonistas»

Para alcanzar todos estos objetivos, Herrera remarcó la necesidad de ir de la mano de los «verdaderos protagonistas del sector, que son las empresas de la región». El líder del Ejecutivo autonómico consideró necesario abordar la nueva estrategia turística desde la colaboración público-privada. Uno de los primeros pasos en este sentido será la inminente remodelación del Consejo Autonómico de Turismo en el mes de enero para permitir la incorporación de los empresarios a este foro. Una vez constituido, insistió en alcanzar un «gran pacto» institucional social y empresarial en el que se fijen los objetivos comunes y las líneas de actuación coordinadas entre instituciones y empresas para llevarlos a efectos.

En lo que respecta al sector privado, la Junta añade la posibilidad de que los empresarios presenten sus propias propuestas turísticas a través de en Internet por medio de la herramienta telemática denominada «Tramita CyL».

Finalmente, el último pilar de la estrategia de turismo se sustenta sobre la colaboración institucional, bajo la premisa de «conseguir más con menos recursos». En primer lugar, a nivel provincial, se comprometió a que en 2012 estén en funcionamiento seis oficinas de información turística integrada.

En lo autonómico avanzó que todas las Casas del Parque se convertirán en puntos activos de información turística. Finalmente, a escala nacional la Junta establecerá contactos con regiones vecinas con las que Castilla y León comparte recursos de repercusión turística internacional, como por ejemplo los yacimientos arqueológicos de Cantabria. Asimismo, se impulsará al sector de forma conjunta en el marco de la macrorregión europea.

Palacios de congresos

La amplia variedad turística no cuenta por «desgracia» con una completa oferta congresual. Herrera lamentó que tras impulsar un acuerdo con el Gobierno y los ayuntamientos para que las nueve capitales contaran con estas infraestructuras, en Zamora está «paralizada» y Burgos ha sufrido el «abandono» del Ejecutivo central y se enfrenta a un compromiso «neto pero no completo». Aunque asumió que «no es el mejor momento para hablar de estas inversiones», se mostró crítico con la ausencia de estos proyectos, que apoyó por ser «productivos y tener un carácter dinamizador».