Los «héroes» de Haití vuelven al país con comida y medicinas

Viajarán el día 8, un año después del terremoto en el que sus rescates dieron la vuelta al mundo

EFE
ÁVILA Actualizado:

El próximo 8 de enero, cuatro días antes de que se cumpla el primer aniversario del terremoto de Haití, tres de los siete bomberos de Castilla y León que acudieron al país caribeño retornarán al lugar del seísmo para llevar 350 kilos de medicinas y ropa, además de dinero y comida para la población local que aún sufre las consecuencias de aquel temblor. Así lo confirmó el coordinador del grupo de siete bomberos de la Comunidad que se desplazó hace un año al país caribeño, Paco Rivas, que acudirá acompañado por Eugenio Blanco y Óscar Vega, cuya foto dio la vuelta al mundo tras rescatar el 15 de enero a Redjeson, un niño de 2 años que apareció abrazado por su abuelo muerto bajo los escombros de su vivienda. Ése fue uno de los momentos más emocionantes de una acción que les ha valido a los 150 integrantes del Grupo de Especialistas Bomberos de Castilla y León (Gebocyl) numerosos reconocimientos, ya que meses después también acudieron al terremoto de Chile, «muy distinto», según señala Rivas.

El viaje de retorno que emprenderán del 8 al 15 de enero lo harán gracias al patrocinio de una productora austríaca que desde el pasado mes de mayo está grabando un reportaje sobre los integrantes del Gebocyl. Su objetivo consiste en «inspeccionar la zona para hacer cooperación y ayuda humanitaria», tratando de analizar las «necesidades más urgentes» de la población y al mismo tiempo ayudar en Puerto Príncipe. Para ello se alojarán en las instalaciones de Hermana Pau, el agente social de Mensajeros de la Paz en la capital de Haití, donde también esperan poder volver a ver a Redjeson, de quien apenas tienen noticias, aunque saben que está bien.

«¿Para qué ha servido?»

El equipo de siete personas llevará a la zona 350 kilos de medicina y de ropa, a razón de 50 kilos por cada uno de ellos, así como algo de dinero y comida que adquirirán en Santo Domingo. Desde allí emprenderán viaje en varios todoterreno, con el objetivo de poder llevar la mayor cantidad de alimentos que puedan hacia Haití. Respecto a las medicinas, Paco Rivas hace referencia a la necesidad de antidiarreicos, antiinflamatorios, sueros y otros relacionados con el cólera. En este sentido, han solicitado ayuda al Hospital Clínico de Valladolid, al Río Carrión de Palencia y al Universitario de Salamanca, pero «existen pocas medicinas en los hospitales para ayuda humanitaria», se lamenta Rivas. Una vez en Haití espera poder volver a ver a Redjeson, uno de los dos rescates realizados directamente por los bomberos de la región, aunque también participaron en otros cinco con compañeros de otras nacionalidades.

Recordando el rescate de ese niño, Rivas se lamenta y se muestra «decepcionado por el mundo», a la vez que se pregunta retóricamente «para quién es importante esa foto» y «para qué ha servido», después de aparecer en los medios de comunicación de todo el planeta. «No ha servido de nada», se responde, mientras lamenta que Redjeson «seguirá olvidado», ya que de los rescates realizados, sólo se sabe a ciencia cierta el paradero de uno llevado a cabo conjuntamente por franceses y americanos. «Hay miles de Redjeson», señala el coordinador de los bomberos de Castilla y León.

Pese a que lo más llamativo de su actuación fue el rescate del pequeño, Rivas asegura sentirse «muy marcado» por el rescate frustrado de una niña a la que tuvieron que dejar bajo los escombros tras liberarla hasta la cintura.